La del manojo de rosas Sorozábal 01/06/2013

Zarzuela de cámara

 

Sábado, 1 de Junio de 2013. Sala de Cámara del Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. La del manojo de rosas: Sainete lírico en dos actos, con libreto de Anselmo C. Carreño y Francisco Ramos de Castro y música de Pablo Sorozábal, estrenado el 13 de Noviembre de 1934 en el Teatro Fuencarral de Madrid. Ariadna Martínez (Ascensión), Javier Galán (Joaquín), Moisés Molín (Ricardo), Francisco Sánchez (Espasa), Juan José Rodríguez (Capó), Carolina Moncada (Clarita), Daniel Portero (Don Daniel), Ana Tébar (Doña Mariana), Germán Scasso y Daniel García Boro (Mozos), Mariana Mella y Valentina Guillomía (Mozas), Juan Tomás Martínez (El del Mantecao). Diego Carvajal, escenografía. Marta Ramírez, iluminación. Mariana Mella, coreografía. José María López Ariza, director de escena. Melchor Guillomía, piano y dirección musical. Producción preparada por la Asociación Gayarre Amigos de la Ópera.

 

En nuestros días, contando como se ha contado tantas veces con orquestas y producciones escénicas lujosas, apenas hemos valorado el gran privilegio que supone representar zarzuelas en su forma original con orquesta. Históricamente no se contó siempre con los medios adecuados, y a pesar de todo las zarzuelas más conocidas se difundieron con rapidez extraordinaria. Los popurrís de pasajes exitosos preparados para grupos de cámara o bandas de concierto fueron fundamentales en ello, sin contar la gran cantidad de representaciones que se realizaban en aquella época con los medios más modestos: un piano y una escenografía sencilla.

Es éste el caso de la producción de La del manojo de rosas que ahora nos ocupa. Las limitaciones de la Sala de Cámara del Baluarte no permiten grandes complicaciones escenográficas y la parte orquestal se vio reducida a un arreglo pianístico, que se hizo sonar en un piano eléctrico. Naturalmente, se pierde la riqueza de timbres de la orquestación de Sorozábal y se difumina en parte la modernidad de muchos pasajes, como ese chotis tan poco ortodoxo de Joaquín y Ricardo en el primer acto. Pero en manos de Melchor Guillomía, esto resultó suficiente para hacer justicia a una obra que, siguiendo la tradición del más puro casticismo madrileño, tiene sin embargo muchas secciones sorprendentes por su modernidad y el conocimiento de la música de cabaret que revelan.

En materia puramente vocal, fue sin duda Ariadna Martínez la más destacada de la función. La parte es realmente comprometida en todos los aspectos, y fue resuelta sin ningún problema. El desprecio con el que trataba a Ricardo en el primer acto y en general todos los matices de su personaje fueron mostrados a la luz, algo que compensó con creces los puntuales excesos  en el agudo. A su lado, lo mejor que se puede decir del Joaquín de Javier Galán es que supo mantener un nivel similar, componiendo una pareja protagonista de alto nivel. Su dúo a ritmo de habanera en el segundo acto fue, en ese aspecto, lo mejor de toda la función, y así fue reconocido por el público.

El resto del reparto formó un equipo muy homogéneo y eficaz. Por encima de las dificultades vocales, los demás personajes han de resultar creíbles en su caracterización, y todos supieron adoptar las actitudes adecuadas. Así, tuvimos el esnobismo del Espasa de Francisco Sánchez, los aires de grandeza del Ricardo de Moisés Molín, la actitud arrogante del Don Daniel de Daniel Portero y, sobre todo, la pareja formada por la Clarita de Carolina Moncada y el Capó de Juan José Rodríguez, en la línea de los actores cómicos de las antiguas grabaciones de zarzuela. Al escuchar el famoso dúo del primer acto entre ellos, uno no podía evitar recordar a los inolvidables Gerardo Monreal y Julita Bermejo, que tanta gloria otorgaron a estas hilarantes escenas.

En conjunto, fue una velada muy divertida en donde recuperamos una de las mayores obras maestras del género lírico español en el siglo XX. El público, que prácticamente llenaba la sala, disfrutó del espectáculo y aplaudió con largueza a los artistas. Con toda justicia.

 

 

  

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *