«LA ESENCIA» DE ISABEL VILLANUEVA EN EL TEATRO MUSEO DE LA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

MÚSICA Xabier Armendáriz

“La esencia”

Viernes, 16 de febrero de 2024. Teatro del Museo de la Universidad de Navarra. Isabel Villanueva, viola. Obras de Hildegard von Bingen, György Kurtag, Johann Sebastian Bach y Heinrich Ignaz Franz von Biber. Concierto inscrito en el Ciclo Cartografías de la Música 2024.

____________________

A Isabel Villanueva siempre le ha interesado indagar en la conexión entre las músicas de distintas épocas. Lo demostró en 2020 y 2021, cuando organizó dos festivales de música clásica que, especialmente en el caso del primero de ellos, supusieron un aldabonazo importante en el panorama musical pamplonés en un momento realmente complicado. Ambos certámenes plantearon conciertos donde se mezclaron músicas de distintos períodos e instrumentistas especializados en repertorios diversos; también algunos cruces entre distintos estilos musicales, con la presencia de figuras como el pianista Francesco Tristano.

Pero la propia Isabel Villanueva también lleva años presentando obras donde explora relaciones entre compositores con siglos de distancia cronológica. De hecho, ya en 2019 ofreció un concierto de signo similar al que ahora nos ocupa en la Semana de Música Antigua de Estella, donde se escucharon obras de Bach y del compositor húngaro György Kurtag (n. 1926). Este último es uno de los autores más importantes de las últimas décadas, un músico que se caracteriza por obras de gran brevedad, de discurso particularmente concentrado. Por eso, su música funciona tan bien en conexión con la obra de Bach, otro autor de belleza atemporal y cuyas principales obras también requieren una importante dosis de concentración.

Esta nueva propuesta que ha ofrecido Isabel Villanueva en el Museo de la Universidad de Navarra es la presentación de un nuevo disco, de título Ritual, donde se presentan obras de los dos compositores citados, además de una breve pieza inicial de Santa Hildegarda de Bingen (1098-1179), monja alemana conocida por sus composiciones musicales y por sus escritos sobre alquimia y misticismo religioso, y otra final de Heinrich von Biber (1644-1704), autor más conocido por su serie de las Sonatas del Rosario, donde explora las diferentes afinaciones posibles de las cuerdas del violín. El título de Ritual de la grabación en su conjunto no responde, por supuesto, a ninguna ceremonia concreta de ningún tipo, sino precisamente a ese aspecto atemporal que tienen algunas grandes obras musicales, especialmente cuanto más sobrio es su discurso sonoro.

Pero es que además, Isabel Villanueva enfatiza precisamente esa dimensión de estas obras en sus interpretaciones. De hecho, la violista navarra utiliza el arco barroco para las obras de Bach y Biber y moderno para el resto, pero en realidad apenas se nota la diferencia. Ya sea en la célebre Chacona de la Partita BWV 1004 de Bach o en Signos de György Kurtag, Villanueva utiliza un sonido con vibrato muy reducido, y más allá de las diferencias armónicas evidentes, sólo unos pocos golpes de arco algo más marcados nos demuestran en lo expresivo cuando escuchamos la música del húngaro que se trata de repertorio más reciente. Queda así una sensación de intimismo, que de hecho provocó la consecuencia afortunada de que apenas se escucharan aplausos en toda la sesión y que indujo a su vez al público a un estado de gran concentración. Así lo entendió acertadamente Isabel Villanueva, que no ofreció ninguna propina, incluso cuando el esfuerzo de unas pocas personas consiguió reflotar el primer impulso de aplausos que se había desvanecido en seguida.

En conjunto, fue una propuesta valiente y esencial, un viaje a las raíces más hondas de la música y a lo que la hace atemporal, y precisamente por ello, apasionante.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *