Carmina Burana la Fura dels Baus Orfeón Pamplonés 02/05/2014

En la Arcadia

 

Viernes, 2 de Mayo de 2014. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Amparo Navarro y Luca Espinosa, sopranos. Joaquín Asiáin, tenor. Toni Marsó, barítono. Orfeón Pamplonés. Igor Ijurra, director del coro. Orquesta Sinfónica de Navarra. Chu Oroz, diseño de vestuario y maquillaje. David Cid, realización de vídeo. Sagar Fornies, realización de videoarte. Matías Sánchez, iluminación. Zamira Pasceri y Mirella Romero, ayudantes de dirección. Carlus Padrisa (La Fura dels Baus), dramaturgia y dirección de escena. Eduardo Portal, dirección musical. Carl Orff: Carmina Burana, (1937). Concierto inscrito en la temporada de espectáculos de la Fundación Baluarte Febrero-Mayo 2014.

 

Los escritores de la Grecia y la Roma clásicas hablaban de un lugar ideal, en donde ninfas y pastores disfrutaban eternamente en un contexto idealizado. En una eterna primavera, gozaban de los placeres del amor y disfrutaban del paso del tiempo, ajenos a las preocupaciones que aquejan a los mortales. Este lugar, la Arcadia, terminó por convertirse en un tópico literario usado hasta la saciedad, en particular en la literatura española de los siglos XVI y XVII.

Al escuchar la primera parte de la interpretación de  los Carmina Burana que nos ocupa, era difícil dejar de recordar ese lugar. Ayuda a ello  lo que La Fura dels Baus presenta sobre el escenario. Eduardo Portal también contribuyó a establecer esa sensación. Su interpretación se basó en tempi lentos, sobre todo en las secciones de contenido más lírico. Toda la sección dedicada a poemas de contenido “amoroso”, abierta con el “Amor volat umdique”, resultó especialmente evocadora. Al contrario que la mayoría de los directores que han interpretado la obra en Pamplona en los últimos años, Portal se sintió cómodo en el manejo de las transiciones de tempo, y muy particularmente en los movimientos de danza; la Ronda o el “Floret silva nobilis”, con su aire de Ländler, se contaron entre lo mejor de la interpretación. El resultado fue que, salvo  en la parte dedicada a las canciones tabernarias, en donde sí tuvimos el sentido humorístico requerido, pareció que los autores de los textos seguían pensando en los paisajes idealizados de la Arcadia, las ninfas y los pastores de la Antigüedad, en lugar de en una pura exaltación de los placeres mundanos. Probablemente a Orff le habría fascinado esta idea, pero a la postre la obra puede perder en ocasiones parte  de su empuje. En todo caso, dado el estilo, fue una interpretación excelente.

El Orfeón Pamplonés realizó un buen trabajo. Se notó que la obra no estaba tan en sazón como las dos últimas ocasiones en las que la había realizado en Pamplona, pero a pesar de todo sigue manteniéndose el dominio completo sobre la partitura, particularmente en números como el famoso “In taberna quando sumus”.

Los solistas vocales fueron en general competentes. Toni Marsó cantó un “Ego sum Abbas” hilarante, absolutamente sensacional en el retrato del abad de Cucaña, precedente de los personajes tramposos de las películas del Oeste. Joaquín Asiáin hizo un “Olim lacus colueram” magnífico, que junto con el humorismo de la intervención del fagot, convirtieron el momento en lo mejor de la velada. Las dos sopranos realizaron intervenciones dignas, a pesar de los apuros cuando tocaba asomarse a la zona aguda.

En conjunto, fue una buena recuperación de esta producción furera de los Carmina Burana de Orff. Curiosamente, aunque esta interpretación fue musicalmente comparable a otras escuchadas recientemente en Pamplona, la reacción del público no fue tan espectacular.  Hay que reconocer que a pesar de que se han escuchado en Pamplona seis producciones de la obra en los últimos cinco años,  la sala principal de Baluarte estaba al completo. Ahora bien: ¿es necesario abundar tanto en una obra como los Carmina Burana? El repertorio sinfónico-coral es amplio y diverso.

 

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *