The Hilliard Ensemble Iglesia San Miguel Estella 01/09/2014

Cuius regni non erit finis

 

Lunes, 1 de Septiembre de 2014. Iglesia de San Miguel de Estella. The Hilliard Ensemble. Canto gregoriano, obras anónimas de los siglos XII y XIII y de Sheryngham, Walter Frye, John Plummer, John Pyamour, William Cornysh y del Magister Perotinus. Concierto inscrito en la XLV Semana de Música Antigua de Estella 2014.

 

En nuestra vida de aficionados a la Música, hay algunas experiencias que nos marcan especialmente. Para el firmante, una de ellas fue descubrir en Radio Clásica a un extraordinario presentador llamado Sergio Pagán, colaborador habitual en la emisora destacado por su erudición en el repertorio medieval y renacentista. Quien esto firma descubrió en sus programas a un conjunto que figuraba con bastante frecuencia, el Hilliard Ensemble, un gran cuarteto vocal del que aún no estaba en condiciones de valorar todas sus capacidades.

Años después, el Hilliard Ensemble cumple sus cuarenta años de existencia, y nos lo encontramos en la Semana de Música Antigua de Estella en la que es, según se anuncia, la gira de despedida del conjunto. Dado que el Hilliard Ensemble fue pionero en el desentrañamiento de los enigmas de la polifonía medieval y renacentista, no dejaba de tener este concierto un aura de acontecimiento histórico, que en la segunda parte se vio claramente refrendado.

En esa segunda parte, se escuchó lo más granado del repertorio que hizo célebre al Hilliard. El cuarteto británico interpretó obras procedentes de los manuscritos de la Escuela de San Marcial de Limoges y de la Escuela de Notre Dame. Estas músicas de los siglos XII y XIII son de un misterio primitivo, de una agreste belleza en sus armonías de cuartas y quintas que hoy nos resultan curiosas, acostumbrados a las armonías de terceras, quintas y sextas propias del mundo tonal. El Beata viscera, un conductus o canto procesional monódico del Magister Perotinus, principal representante de estas escuelas, fue cantado por el contratenor del conjunto con una expresividad extraordinaria, pero sobre todo los miembros del Hilliard destacaron en el famoso organum polifónico Viderunt omnes, sobre el Gradual de la misa de Navidad, en donde fragmentos del original gregoriano se intercalan en la polifonía. Escuchar a los miembros del Hilliard mantener esa armonía con tal perfección técnica y belleza resultó sobrecogedor, algo especialmente notable en una obra tan conocida.

En la primera parte, los miembros del Hilliard Ensemble interpretaron música inglesa de los siglos XIV y XV, más cercana al mundo de la polifonía renacentista. En general, el Hilliard se mostró con este repertorio como un conjunto coral técnicamente bien organizado, pero las voces empiezan a mostrar cierto declive, algo manifiesto en determinadas partes solistas. Posiblemente sea ésta una de las razones de la disolución del conjunto. Con todo, la extraordinaria demostración que se escuchó en la segunda parte volvió a dejar claro por qué el Hilliard sigue siendo uno de los conjuntos de referencia para la polifonía medieval y renacentista.

En los últimos años, han aparecido grupos que interpretan la música medieval de manera muy diferente a como lo hace el Hilliard. Marcel Pèrés, por ejemplo, nos muestra una Edad Media menos refinada y destaca los puntos de unión entre esta música y la tradición oral. Pero igual que los discos de gregoriano de los monjes de Silos no han envejecido a pesar de las interpretaciones extraordinarias de Schola Antiqua, es improbable que las grabaciones del Hilliard Ensemble pierdan vigencia. A unos y a otros, auténticos pioneros en la recuperación de la música medieval aunque en diferentes generaciones, puede aplicárseles la frase, tomada del Credo católico, que figura como título de este comentario: “y su reino no tendrá fin”.

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *