“SEMANA DE ANIVERSARIO (III) EN LA SEMANA ANTIGUA ESTELLA

CLÁSICA Xabier Armendáriz

Semana de aniversario (III)

Jueves, 5 de septiembre de 2019. Iglesia de Santa Clara de Estella. Jose Miguel Moreno, laúd. Obras de Enrique de Valderrábano, Diego Pisador, Pierre Attaignant, Adrian Le Roy, Luis de Narváez, Diego Ortiz, Antonio de Cabezón y John Dowland. Concierto inscrito en la Semana de Música Antigua de Estella 2019.

___________________________

Esta quincuagésima edición de la Semana de Música Antigua de Estella sigue deparando conciertos del máximo interés. Tras la sesión del pasado lunes de The Tallis Scholars, asistimos a la velada protagonizada por Jose Miguel Moreno, uno de los mayores especialistas mundiales en la literatura para laúd, vihuela y guitarra barroca de los siglos XVI y XVII. Después de él han llegado algunos intérpretes ilustres, (pienso ahora en Xavier Díaz Latorre principalmente), pero Jose Miguel Moreno ha sido entre nosotros el principal iniciador en la interpretación históricamente informada de este repertorio. En su presentación, Jose Miguel Moreno enfatizaba la construcción del programa en torno al Emperador Carlos V y el arreglo de Mille regretz de Josquin, su canción favorita. Sin embargo, esto sólo podía entenderse como tal en la primera mitad del programa, dado que había una elevada presencia de obras de John Dowland, autor inglés ajeno a dicho contexto.

Creemos que este concierto da más bien una muestra muy representativa de una serie de obras que, dentro de las limitaciones de la época, circularon ampliamente por Europa y se convirtieron en “superventas” del siglo XVI: arreglos de obras vocales, (Mille regretz de Josquin, Tant que vivray de Claudin de Sermisy), variaciones sobre bajos de danza (pasamezzo antiguo y moderno, romanesca, ciertos modelos de pavana), y las mencionadas danzas de John Dowland, el gran laudista inglés de la segunda mitad del siglo XVI. Dentro de estas últimas, no podemos dejar de destacar esa impresionante pavana conocida como Lachrimae y también popularizada como Flow my tears.

Jose Miguel Moreno se presentó en esta cita estellesa como un “poeta” de su instrumento. Incluso sus presentaciones son menos sistemáticas que las de otros intérpretes, creando bloques de obras muy irregulares. El intérprete eleva el nivel en cuanto toma el laúd. Como es sabido, los autores de música instrumental del Renacimiento no siempre escribían todas las ornamentaciones que realmente consideraban necesarias, pues se esperaba que los intérpretes, haciendo gala de su ingenio musical, supieran dar “color” a la música. En ese aspecto, Jose Miguel Moreno es un gran maestro; sabe medir cada retención del tempo, cada pausa, para que todo tenga sentido. Toda la primera parte del recital fue un compendio de cómo debe interpretarse ese repertorio, sobre todo los arreglos de Tant que vivray Mille regretz. La sección dedicada a Dowland no fue menos interesante, con el punto álgido en la Lachrimae. Además, la acústica de la Iglesia de Santa Clara de Estella es más recogida que la de San Miguel, algo muy recomendable para estas obras tan intimista.

Esta gran sesión musical, concierto concluido con tres propinas barrocas que Moreno iba ofreciendo una detrás de otra, casi sin dejar que se apagaran los aplausos. Así pues, poco a poco nos dirigimos a la porción final del festival, que va a seguir ofreciendo citas muy destacadas, como la interpretación por primera vez en la SMADE de una obra icónica del repertorio. Pero de eso nos ocuparemos a su debido tiempo.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *