“SEMANA DE ANIVERSARIO (II) EN LA SEMANA ANTIGUA ESTELLA

MÚSICA Xabier Armendáriz

Semana de aniversario (II)

Lunes, 2 de septiembre de 2019. Iglesia de Santa Clara de Estella. The Tallis Scholars. Peter Philips, director. Obras de Giovanni Pierluigi da Palestrina, Cristóbal de Morales, Constanzo Festa, Carpentras, Gregorio Allegri, Alexander Kampkin y Josquin des Prez. Concierto inscrito en la Semana de Música Antigua de Estella 2019.

______________________________

Tras los conciertos de apertura de la Semana de Música Antigua de Estella a cargo de Antonio Baciero y Raquel Andueza, se llegaba a uno de los principales puntos de atracción del certamen. The Tallis Scholars ha sido, sin duda, uno de los grandes referentes en la interpretación de la polifonía religiosa del Renacimiento, quizá en competencia sólo con el Hilliard Ensemble, el conjunto The Sixteen de Harry Christophers y, tal vez, el Coro de la Catedral de Westminster con sus sucesivos directores. Entre todos, han establecido un estilo interpretativo muy concreto en este repertorio, que ha influido en la manera en que disfrutamos de estas composiciones. Ahora hay grupos que empiezan a plantear ideas nuevas al respecto, pero la referencia de los conjuntos ingleses es ineludible.

Para esta ocasión, The Tallis Scholars proponía un recorrido por la polifonía renacentista y aledaña centrada en la Capilla papal. Como no podía ser de otra manera, el eje central fue Giovanni Pierluigi da Palestrina, figura fundamental de la polifonía en tiempos de la llamada Contrarreforma. Del autor italiano se recopiló una misa a partir de movimientos procedentes de obras diferentes, mezclándose dichos movimientos con composiciones de otros autores, asimismo miembros de los conjuntos papales en distintos períodos. No había ningún tipo de relación litúrgica ni musical para justificar el orden de las piezas, más allá de respetar el lugar propio de cada segmento de la misa. Dentro de los autores elegidos, estaban muchos de los más obvios (Josquin, Cristóbal de Morales, Constanzo Festa, etc.), con sólo una ausencia notable: Tomás Luis de Victoria, que frecuentó el entorno romano durante veinte años en convivencia con Palestrina, no aparecía en el programa. Sí estaba el célebre Miserere de Allegri, indeleblemente ligado a la Capilla Sixtina, y otro Miserere de Alexander Kampkin, una obra postmoderna de este autor actual, con citas muy evidentes de la composición de Allegri sobre el mismo texto.

En lo interpretativo, The Tallis Scholars demostraron una vez más que forman un coro técnicamente muy ajustado, empastado a la perfección y de una formación técnica apabullante; no hubo ni una sola duda de afinación en todo el concierto. Además, la formación no renunció a su cuidadísimo sonido coral, tan ligado a la tradición inglesa propia de la casa. El Miserere de Allegri y, sobre todo, las obras de Palestrina se beneficiaron mucho de esa aproximación, dado el carácter hasta cierto punto académico de las composiciones de este último. Sin embargo, entre el nacimiento de Josquin (autor más antiguo) y la muerte de Allegri (el más moderno) transcurren casi doscientos años y fue difícil reconocer los estilos musicales de los diferentes motetes. Esto fue muy notable en la primera parte; las Lamentaciones de Carpentras, de estilo sobrio muy ligado al de Ockeghem, apenas tuvieron la solemnidad que merecen. Sí hubo mayor expresividad en la obra de Kampkin y en la propina, que era el célebre Crucifixus de Lotti, no completamente ajeno al estilo Palestrina pero armónicamente propio de otra época, con un estilo más tensionado y de expresividad más directa.

Fue un concierto que supuso el retorno a Estella de un conjunto mítico. Los años pasan y los estilos interpretativos cambian, pero siempre es interesante volver a los clásicos. Y Philips y los Tallis lo son por derecho propio.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *