“SEMANA DE ANIVERSARIO (I) EN LA SEMANA ANTIGUA DE ESTELLA

MÚSICA Xabier Armendáriz

Semana de aniversario (I)

Domingo, 1 de septiembre de 2019. Concierto 1: Iglesia de San Miguel de Estella. Antonio Baciero, piano. Obras de Teobaldo I de Navarra, José Jiménez, Bernardo de Zala y Galdeano, Sebastián de Albero, José Ferrer, Joaquín Asiáin, Julián Prieto, Juan María Guelbenzu y Fernando Remacha. Concierto 2: Iglesia de Santa Clara de Estella. Raquel Andueza, soprano. Ensemble La Galanía (Pablo Prieto, violín; Manuel Vilas, arpa de dos órdenes; Jesús Fernández Baena, tiorba). Obras anónimas italianas del siglo XVII y de Claudio Monteverdi, Francesco Cavalli y Domenico Anglesi. Conciertos inscritos en la Semana de Música Antigua de Estella.

_____________________________________

Con el mes de septiembre, llega una nueva edición de la Semana de Música Antigua de Estella. El certamen cumple este año sus primeras cincuenta ediciones, desde aquellas citas iniciales impulsadas por Fernando Remacha, entre otros, al albur de la Semana de Estudios Medievales. Fueron sin duda años de experimentación y constantes reflexiones, con la presencia de algunos de los intérpretes y musicólogos más prestigiosos del momento, como Antonio Baciero e Higinio Anglés. Pasado el tiempo, el movimiento historicista se ha asentado y lo mismo ha ocurrido con un festival que, a día de hoy, sigue una filosofía completamente diferente en su planteamiento; más que de abrir caminos, ahora se trata de consolidarlos.

En esta quincuagésima edición, se ha procurado dar particular espacio a intérpretes que han pasado anteriormente por el certamen. Por eso, era especialmente procedente la presencia de Antonio Baciero, ilustre pianista que en los tiempos heroicos del movimiento historicista dio a conocer el repertorio español para tecla de todas las épocas. En esta edición, ofreció una antología de la música navarra para teclado desde el siglo XII hasta el XX, abarcando un amplio abanico de autores desde Teobaldo I de Navarra a Fernando Remacha. Fue un programa escogido con tino, lleno de obras de gran calidad; quizá la más destacada es la Recercada, sonata y fuga en Re de Sebastián Albero, el gran compositor del siglo XVIII, pero también hubo obras muy importantes de Prieto, Guelbenzu y Remacha. Antonio Baciero demostró que, a sus más de ochenta años, ha llegado técnicamente en plenitud y puede defender con gran eficacia el repertorio. A cambio, su actuación se vio perjudicada por la resonante acústica de la Iglesia de San Miguel y por una cierta precipitación. Hubo obras que sonaron a tempi demasiado rápidos y, en ocasiones, las pausas entre obras y movimientos se reducían al mínimo, con lo que no daba tiempo a tomar aire.

Tras el toque conmemorativo de campanas ofrecido por los campaneros de la Catedral de Pamplona, se escuchó el concierto de Raquel Andueza y La Galanía, centrado en la música italiana del siglo XVII, apoyada en las reglas de la recitación de Monteverdi y en la recurrencia de las series de variaciones sobre bajos de danza concretos. Como ya afirmara Andueza en otra ocasión, es música muy accesible para el público de hoy; incluso, en este concierto demostró la relación entre una de las obras y la canción Hijo de la luna de Mecano. Raquel Andueza domina este repertorio a la perfección y lo demostró desde el principio, con una dicción inmaculada del texto y un gran dominio de la escena, con presentaciones muy ajustadas y entretenidas. Pero no seríamos justos si no destacáramos la gran actuación del conjunto instrumental acompañante, liderado desde la tiorba por el gran Jesús Fernández Baena.

Las introducciones de cada pieza, sobre todo la de Si dolce è’l tormento de Monteverdi, fueron modélicas. En esta canción del autor de Cremona, Andueza alcanzó por su extraordinaria expresividad vocal lo mejor del recital, junto con la primera propina, que fue un anticipo del próximo disco de la cantante navarra. En conjunto, fue un punto de arranque muy positivo de la Semana de Música Antigua de Estella, que después seguirá con el regreso de un conjunto histórico en lo que a la interpretación de la polifonía renacentista se refiere. Veremos.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *