«REDESCUBRIENDO LA ATLÁNTIDA» EN EL TEATRO DEL MUSEO UNIVERSIDAD DE NAVARRA

MÚSICA Xabier Armendáriz

«Redescubriendo la Atlántida»

Dirección: Sábado, 5 de marzo de 2022. Teatro del Museo de la Universidad de Navarra. Marta Huarte, Estichu Castellanos, Ariadna Martínez y Ariadna Martínez, sopranos. Gemma Coma-Alabert, Zuberoa Aznárez y Ana Olaso, mezzosopranos. Paula Iragorri y Leticia Vergara, altos. Rubén Lardiés y David Echeverría, tenores. Jose Antonio López, barítono. Iosu Yeregui, bajo. Agrupación Coral de Cámara de Pamplona. Rinaldo Zhok y Naiara Egaña, piano a cuatro manos. Salvador Tarazona, percusión. Tomás Muñoz, director de escena. Gabriela Salaverri, vestuario. David Gálvez, director. Manuel de Falla: La Atlántida, (versión para solistas, coro, piano a cuatro manos y percusión del oratorio concluido por Ernesto Halffter en 1976, realizada por David Gálvez en 2022). Concierto inscrito en el Ciclo Cartografías de la Música del Museo de la Universidad de Navarra.

_________________________

El compositor español Manuel de Falla falleció el 14 de noviembre de 1946 en Alta Gracia (Argentina), a donde se había trasladado ya en los últimos años de la Guerra Civil. Falla no compartía algunos ideales propios de la Segunda República, pero tampoco comulgaba con el franquismo y mantenía un considerable desengaño con la situación política española. Desde 1939, Falla dedicó considerables esfuerzos a terminar La Atlántida, composición que estaba destinada a convertirse en el culmen de su carrera. Esta suerte de cantata hispanista en el más amplio sentido, sobre textos en catalán de Jacint Verdaguer, retrata la relación entre la mítica Atlántida, los trabajos del héroe Hércules, (las dos Columnas que flanquean el Estrecho de Gibraltar), y la llegada de Cristóbal Colón a América, pues el nuevo continente se entiende como una encarnación moderna de la Atlántida. La obra se concibió como una monumental cantata, que incluía la participación de solistas vocales, acompañados de coros y orquesta de gran extensión. A la muerte de Falla, la obra quedó inconclusa y fue Ernesto Halffter, uno de los compositores más cercanos a él de la generación siguiente, quien le dio forma “ejecutable”. Los amplísimos recursos que la obra exige y su extensa duración, además de su estado algo fragmentario, impiden que se interprete con la frecuencia que en teoría le corresponde.

David Gálvez, responsable musical de la Agrupación Coral de Cámara de Pamplona, ha querido poner remedio a dicha situación. El director valenciano lleva años convencido de que, en muchos casos, la escritura que Falla concibió para La Atlántida admite, e incluso agradece, un planteamiento más camerístico. Gálvez presenta una revisión sistemática del conjunto de la obra, mezclando dos de sus versiones fundamentales y añadiendo algunos fragmentos escritos por Falla que Halffter no utilizó en su realización orquestal. Sin cambiar notas de la partitura, ha reconfigurado el acompañamiento para piano a cuatro manos y percusión. El resultado provoca en el espectador sensaciones encontradas. Por una parte, la música de La Atlántida adquiere en esta versión una singular sobriedad, un sabor stravinskiano que se pierde en las versiones habituales de la obra. Algunos momentos, como la introducción que da paso a la salida a escena de las Hespérides, son reveladores. A cambio, algunos episodios, particularmente el comienzo, pierden espectacularidad; se echa de menos la solemnidad que produce una gran orquesta y el empuje que ofrece un coro de más de cien componentes. Con todo, hablamos de un trabajo concienzudo y al que David Gálvez ha dedicado numerosos esfuerzos y el resultado se nota.

Interpretativamente, el gran dominador del espectáculo es Jose Antonio López, un barítono muy versátil y capaz de ofrecer un Corifeo bien fraseado y con dicción impecable. Sobre él recae buena parte del peso vocal del espectáculo. El otro gran protagonista era, sin duda, la Agrupación Coral de Cámara de Pamplona, que afrontaba una tarea especialmente compleja y que resolvió con sobresaliente. Es muy difícil conseguir cantar La Atlántida con un coro tan escaso en número, pues eso sólo se puede lograr con extraordinaria disciplina; en este caso, hubo pequeños desajustes pero el resultado final fue plenamente convincente. Algunos de los subconjuntos de la Coral contaban también con refuerzos de nivel, como Ariadna Martínez y Andrea Jiménez. También estuvieron plenamente en su sitio los pianistas Rinaldo Zhok y Naiara Egaña, así como el percusionista Salvador Tarazona.

En conjunto, hablamos de la presentación de una obra en construcción. Como la propia Atlántida, este proyecto necesita rodaje para poder alcanzar su máxima dimensión, lo que permitirá replantear algunos de los pasajes que no han encontrado aún una solución definitiva. Como suele decirse, hasta el viaje más largo comienza siempre por el primer paso.

Comparte la entrada de Xabier Armendáriz

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.