NUNO COELHO “PROMETEDOR” CON OSN EN BALUARTE

CLÁSICA Xabier Armendáriz

“Prometedor”

Viernes, 18 de diciembre de 2020. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Orquesta Sinfónica de Navarra. Nuno Coelho, director. Marcos Fernández-Barrero: Nocturno sinfónico (2017, obra ganadora del Premio del IX Concurso de Composición de la Asociación Española de Orquesta Sinfónicas y Fundación BBVA). Richard Strauss: Don Juan, Op. 20 (1889). Jean Sibelius: Suite Lemminkäinen, Op. 22 (1895). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Navarra 2020-2021.

___________________________

El concierto que nos ocupa, por fin con público en la sala, presentaba al joven director Nuno Coelho, ganador del Concurso de Dirección de Cadaqués. El certamen catalán ha promocionado a varios maestros importantes y se esperaba que Coelho demostrara su talento con un programa de gran virtuosismo orquestal y lucimiento técnico, no exento de dificultades.

En 1923, Richard Strauss presentó un conjunto de diez reglas en las que explicaba el arte del director de orquesta. Aunque en sus interpretaciones de obras ajenas Strauss se tomaba muchas libertades (no así en sus propias obras, como demuestran sus grabaciones), el compositor bávaro centra su atención en la vertiente técnica del oficio del director. Las instrucciones, escritas con sarcasmo y cierta ironía, destacan la preocupación de Strauss por la economía del gesto, la atención a los cantantes y el equilibrio orquestal. Según Strauss, es vital que los directores sepan contener a los metales y lograr que las maderas se hagan oír, pues muchas veces en ellas está la clave de las obras. Son instrucciones válidas para la propia música de Strauss… y para muchas otras.

Se abría la sesión con el Nocturno sinfónico de Marcos Fernández-Barrero que, según el autor, reflexiona sobre el fenómeno del sueño. La obra se divide en dos movimientos y sólo el segundo se titula Pesadillas, pero también el primero pretende ser inquietante y de gran tensión. En realidad, demuestra manejar la orquesta con soltura, pero la obra tiende a la repetición y no se mantiene la atención. Coelho supo defenderla con acierto.

Continuaba el concierto con Don Juan de Richard Strauss, obra de gran significación histórica y primera composición fundamental del autor bávaro. Nuno Coelho demostró conocer plenamente el lenguaje straussiano y ofreció una interpretación muy medida, en la que no olvidó cumplir las reglas establecidas por el compositor. No soólo eso: Coelho aprovechó especialmente los remansos líricos de la obra (algo que Strauss y sus seguidores pocas veces hacían), para conseguir momentos arrebatadores.

Se cerraba la sesión con la Suite Lemminkäinen de Jean Sibelius, una obra poco frecuentada en versión completa fuera de Finlandia. Es un ciclo de cuatro poemas sinfónicos sobre el protagonista del Kalebala, la colección de relatos míticos finlandeses publicada en el siglo XIX. La sección más inspirada es El cisne de Tuonela, una sombría meditación con protagonismo del corno inglés; el resto de la obra tiene algunas irregularidades y muchos ilustres intérpretes de Sibelius no lo han abordado. Coelho ofreció una versión bien encaminada, pretendiendo mostrar la vertiente más expresionista del finlandés. Pero las condiciones del concierto jugaron en su contra. Al observarse las restricciones de aforo y ampliarse el escenario de Baluarte, se produjo un efecto colateral: el sonido de los metales se expandía más rápidamente por la sala. En circunstancias normales, los metales en la obra de Sibelius deben rugir, pero también sonar redondos y bien empastados con el resto de la orquesta. Conseguir ese equilibrio orquestal en una sala con menos público del habitual es realmente complicado, y Nuno Coelho no llegó a una solución satisfactoria.

La vuelta del público de la OSN a Baluarte y la posibilidad de volver a vivir la inigualable sensación de la música en directo, más aún con obras de orquestación especialmente amplia, nos pareció un regalo de Navidad.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *