MAITE BEAUMONT ES «RARA AVIS» EN LA SEMANA DE MÚSICA ANTIGUA DE ESTELLA

CLÁSICA Xabier Armendáriz

«Rara avis»

Sábado, 4 de septiembre de 2021. Iglesia de San Miguel de Estella. Maite Beaumont, mezzosoprano. Al Ayre Español (Jacobo Díaz Giráldez, oboe; Alexis Aguado y Kepa Arteche, violines; Leonardo Luckert, violonchelo; Xisco Aguiló, contrabajo; Juan Carlos de Mulder, archilaúd y guitarra; Eduardo López Banzo, clave y director). Anónimo: Pasacalles I y II. José de Torres: Cantada al Nacimiento ‘Divino hijo de Adán’. Georg Friedrich Händel: Sonata en Sol mayor, Op. 5 número 4. José de Torres: Cantada al Santísimo ‘Oh, ¿quién pudiera alcanzar?’. Georg Friedrich Händel: Sonata en Sol menor, Op. 5 número 5. José de Torres: Cantada al Santísimo ‘Afectos amantes’. Concierto inscrito en la Semana de Música Antigua de Estella 2021.

___________________

La irrupción de las prácticas de interpretación historicista llevó a los principales escenarios un nuevo tipo de cantante clásico, especialmente en las voces femeninas. Hablamos de cantantes de voz reducida, que han encontrado un hueco por su capacidad para matizar diferentes textos y se benefician de los acompañamientos por formaciones más pequeñas.

Un ejemplo de ello es la soprano británica Emma Kirkby, que ha tenido multitud de seguidoras. Su triunfo ha sido tan grande que, cuando algunos directores emplean cantantes con voces de entidad en obras del Barroco, algunos aficionados a la música antigua tuercen el gesto.

La Semana de Música Antigua de Estella se iniciaba con la actuación de Maite Beaumont. Ciertamente, la mezzosoprano navarra no es el ejemplo característico de cantante dedicada a este repertorio. Como ocurre con unas pocas voces más de su cuerda, como Joyce diDonato, hablamos de una mezzosoprano de voz amplia y bien proyectada que ha afrontado con gran éxito músicas de épocas posteriores.

Maite Beaumont se presentaba en Estella junto al conjunto Al Ayre Español, una agrupación muy veterana en el panorama musical nacional y especializada en la recuperación de músicas de nuestro país, fundamentalmente de la primera mitad del siglo XVIII.

El núcleo central del programa lo componían tres cantadas compuestas por José de Torres (ca. 1670-1738), músico que desarrolló toda su carrera como miembro de la Capilla Real, de la que llegó a ser maestro desde 1718. Estas composiciones, descubiertas en el Nuevo Mundo, demuestran una importante capacidad melódica y recursos suficientes para explorar las posibilidades del estilo recitativo; sobre todo, suponen un desafío importante para cantantes que deben conjugar espíritu teatral y destreza para las agilidades.

En ese sentido, Maite Beaumont cumple sobradamente los requisitos para realizar una gran actuación y así lo demostró en esta sesión. Fue particularmente destacable en su actuación su dominio del decir en los recitativos, siempre con el grado exacto de intención expresiva, pero también fue llamativo su dominio de las agilidades y la pirotecnia vocal en los momentos que lo requerían.

Al Ayre Español completó el concierto con dos sonatas de Händel, que mostraron las cualidades y los defectos que también se percibieron en el acompañamiento que López Banzo realizó en las cantadas. El clavecinista aragonés se rodeó de un conjunto de músicos de gran talento y curtidos en todo tipo de batallas relacionadas con este repertorio, así que el ajuste estilístico fue perfecto durante toda la sesión. Sin embargo, como se está volviendo costumbre en tiempos recientes, el bajo continuo cargó mucho las tintas en la zona grave de manera que, en algunos movimientos rápidos donde López Banzo decidió extremar el tempo, el resultado tendió a ser más bien poco claro.

Por otra parte, como también ha sido muy habitual hasta hace pocos meses, el público no disponía de programas de mano, así que habría sido especialmente importante que alguien hubiera presentado cada obra del concierto y su contexto. Y no estaría de más tampoco encontrar la manera de que el público dispusiera del contenido del texto, pues precisamente en esta época los compositores se interesan especialmente por relacionar palabra y música.

En conjunto, fue un concierto que respondió plenamente a las expectativas, sobre todo gracias a la gran actuación de Maite Beaumont, una rara avis en el conjunto de las cantantes que dedican al menos parte de su tiempo a la música antigua.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *