LUCÍA MARÍN ES «DIRECTORAS III» EN BALUARTE

MÚSICA Xabier Armendáriz

«Directoras (III)»

Viernes, 30 de abril de 2021. Baluarte de Pamplona. Manuel Blanco, trompeta. Orquesta Sinfónica de Navarra. Lucía Marín, directora. Daniel Schnyder: Concierto para trompeta y orquesta, (1989). Amy Beach: Sinfonía número 2 en Mi menor, Op. 36, (Gaélica), (1896). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Navarra 2020-2021.

____________________

La temporada de la Orquesta Sinfónica de Navarra afronta su recta final, que se iniciaba con el concierto más imprevisible de la serie. La estadounidense Joan Falletta, titular de la Orquesta Sinfónica de Buffalo, se presentaba en Baluarte para ofrecer un relativamente reciente concierto para trompeta y una sinfonía compuesta en 1896 por una autora estadounidense poco conocida en Europa. Al anunciarse que Falletta no podría acudir a Pamplona, parecía probable que el programa cambiara sustancialmente. Cualquiera que fuera la persona que tomara el relevo, probablemente no se atrevería con un repertorio tan comprometido e inhabitual. Sin embargo, salió “al rescate” Lucía Marín, una joven directora española cuya ascendente carrera le está llevando esta misma temporada a dirigir a varias orquestas españolas importantes y, en pocos meses, le llevará como directora asistente al Teatro Real. A juzgar por lo que se ha escuchado, Marín ha estudiado y preparado bien las obras y se ha enfrentado a ellas sin ningún problema.

Se abría la sesión con el Concierto para trompeta y orquesta del saxofonista suizo Daniel Schnyder, una obra de gran vitalidad rítmica que explora el contraste entre el formalismo de la trompeta en sus utilizaciones más clásicas y los recursos más jazzísticos. La obra es brillante y agradecida para el público, sobre todo porque Schnyder escribe una parte solista que no da tregua en los movimientos rápidos y convence especialmente en un movimiento lento de mayor recogimiento. Fue también ese momento el de mayor inspiración de un Manuel Blanco, solista de trompeta de la Orquesta Nacional de España que, como era de esperar, mostró su solidísima técnica y un sentido de la fluidez ejemplar en los pasajes más jazzísticos del tiempo lento. La reacción del público fue entusiasta y, tras palabras muy emotivas del solista, se vio correspondida con dos propinas: el tango Oblivion de Piazzola con las cuerdas de la OSN y la Nana de las Siete canciones populares españolas de Falla en solitario.

En la segunda parte, escuchamos la Segunda Sinfonía de Amy Beach, una obra de considerable valor histórico por dos razones. Fue la primera sinfonía en estrenarse compuesta por una autora estadounidense y supone una respuesta interesante a la célebre Novena Sinfonía de Antonin Dvorák, escrita desde la perspectiva de una autora que no consideraba como propias las posibles influencias amerindias o afroamericanas sugeridas como adecuadas por el checo a los compositores norteamericanos. La sinfonía de Beach demuestra un amplio conocimiento del repertorio sinfónico de su tiempo y, sobre todo, del estilo orquestal del primer Dvorák, que aparece de manera muy clara. La obra está muy bien construida y hoy causa estupor la manera en que los propios críticos se autocontradecían al valorar una obra como ésta. En general, los pasajes más líricos son los más logrados y destaca el segundo movimiento, con aire de siciliana, donde una melodía irlandesa otorga un particular color folklórico más que interesante. Lucía Marín hizo un muy buen trabajo con la obra destacando la tensión interna de los movimientos rápidos; no pudo evitar que en ocasiones la trompeta adquiriera excesivo protagonismo, pero defendió la obra con gran profesionalidad y acierto.

En conjunto, fue un concierto distinto a los demás, por tratarse de un repertorio tan infrecuente. Gracias al buen hacer de Manuel Blanco y Lucía Marín, disfrutamos de una velada para “dejarse sorprender” y apartarse de posibles prejuicios.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *