JUAN MARÍA PEDRERO «UN GRAN DESCONOCIDO» DEL ÓRGANO EN LA IGLESIA DE SAN NICOLÁS

CLÁSICA Xabier Armendáriz

«Un gran desconocido»

Viernes, 29 de octubre de 2021. Iglesia de San Nicolás de Pamplona. Juan María Pedrero, órgano. Obras de André Raison, Jehan Alain, Johann Sebastian Bach y Felix Mendelssohn. Concierto inscrito en el Ciclo de Órgano de Navarra 2021.a.

____________________

El nombre de Marie-Claire Alain es muy conocido entre los aficionados al mundo del órgano. Esta gran intérprete francesa destacó especialmente en los años setenta, ochenta y noventa, grabando no menos de tres veces las obras completas para órgano de Johann Sebastian Bach, en versiones generalmente sólidas y que, a pesar de las aportaciones historicistas en el ámbito del órgano bachiano, no han perdido vigencia. Otra de sus especialidades era la música francesa para órgano en la segunda mitad del siglo XIX y la primera mitad del XX, un período de considerable impulso de la organería francesa y que llevó a su vez a un extraordinario florecimiento compositivo, también relacionado en parte con las nuevas investigaciones en torno al canto gregoriano que se produjeron de forma paralela.

Pero así como Marie-Claire Alain ha sido merecidamente reconocida como una de las figuras más destacadas del panorama organístico del siglo XX y murió a una edad muy avanzada, su hermano mayor Jehan Alain (1911-1940) apenas es recordado. Entre nosotros, José Luis Pérez de Arteaga le dedicó dos de sus programas cuando se cumplió el centenario de su nacimiento, pero sus obras apenas se interpretan en concierto. Hablamos de un autor perteneciente a la misma generación que Olivier Messiaen, con quien compartió su misticismo católico, aunque no su vertiente más vanguardista. La producción de Jehan Alain fue enorme a pesar de su breve existencia, que terminó debido a una acción de combate durante la Segunda Guerra Mundial. Su estilo demuestra imaginación y fundamentos técnicos muy consolidados, dentro de un espíritu impresionista pero a la vez neoclásico, con registraciones siempre muy ordenadas. Su obra ofrece todos los registros de la escritura organística, desde la brillantez virtuosística de las Letanías hasta el espíritu contemplativo del Aria, donde la influencia del Messiaen más místico aparece de manera evidente.

En el concierto de cierre del Ciclo de Órgano de Navarra, Juan María Pedrero ofreció tres obras de Jehan Alain, en el contexto de un programa más amplio donde también se escucharon, como platos fuertes, la Tocata, adagio y fuga en Do mayor de Bach y la Sonata Op. 65 número 6 de Mendelssohn. Todo el concierto mantuvo un nivel sostenidamente alto. En concreto, la interpretación de la composición bachiana fue muy imaginativa, cuidando muy bien de la ornamentación y los planos sonoros. Igualmente, ese gran homenaje al coral luterano que es la obra de Mendelssohn, protagonizada por la melodía de Vater unser in Himmelreich, (asimismo citada en la Pasión según San Juan de Bach), fue trazado con tiralíneas y con fluidez. Pero al final de la sesión, quedó la impresión del descubrimiento de un compositor como Jehan Alain, que en el órgano de la Iglesia de San Nicolás se nos mostró, gracias a la mano de Juan María Pedrero, en todo su esplendor y sin el cierto mecanicismo con el que otros ilustres intérpretes han abordado sus obras.

Así terminaba el Ciclo de Órgano de Navarra en su edición de 2021. Una vez más, este ciclo ha vuelto a demostrar la riqueza que presenta en nuestra tierra un instrumento tan plural como el órgano, y además contando con algunos de los mejores intérpretes del país. En el caso de este último concierto, además, el público ha podido conocer a una de las figuras más infravaloradas del panorama organístico francés del siglo XX.

Comparte la entrada de Xabier Armendáriz

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.