Josquin des Prez Coral Cámara Navarra David Guindano 20/11/2016

Josquin el inmortal

 

Domingo, 20 de Noviembre de 2016. Capilla de la Virgen del Camino de la Iglesia de San Saturnino de Pamplona. Capilla Renacentista Miguel Navarro de la Coral de Cámara de Navarra. David Guindano y Garreta, director. Josquin des Prez: Misa Gaudeamus a 4 voces, (publ. 1502). Ave Maria…, Virgo serena a 4 voces, (publ., (ca. 1485). Inviolata integra et casta est. Illibata Dei Virgo nutrix, (ca. 1495). Stabat mater. Concierto organizado por el Ayuntamiento de Pamplona en conmemoración de la festividad de Santa Cecilia.

 

La Historia de la Música de los siglos XV y XVI podría contarse como la sucesión de compositores nacidos en el sur de Bélgica y el norte de Francia que hicieron luego carrera en todo el continente. Sus nombres abarcan desde Johannes Ciconia (ca. 1370-1412) y Guillaume Dufay (1397-1474) hasta Orlando di Lasso (1532-1594), pasando por Gilles Binchois (ca. 1400-1460), Johannes Ockeghem (ca. 1410-1497), Heinrich Isaac (1450-1517) o Adrian Willaert (ca. 1490-1562), entre otros. Su factor unificador fue su extraordinaria destreza en el arte del contrapunto, la imitación y los artificios musicales. Hasta el siglo XX, pocos autores (Bach y Mozart fueron algunos de ellos) experimentaron tan profundamente con recursos similares.

Dentro de los autores francoflamencos, Josquin des Prez (ca. 1450-1521) fue el más destacado. Compositor enigmático donde los haya, trabajó para los Sforza en Milán, los duques de Ferrara y el papa Alejandro VI. Los escasos testimonios conservados retratan a un autor poco dado a someterse a los poderosos, aunque llevaran ceñida la tiara papal. Las obras de este compositor son características por su equilibrio, su destreza contrapuntística y su capacidad de emocionar a los públicos de toda época. Significativamente, Martín Lutero y Carlos V, pertenecientes a dos mundos generalmente opuestos, concordaban en alabar a Josquin como el mejor compositor de su tiempo y, como decía David Guindano al comienzo del concierto, su figura está a la altura de los mejores compositores de cualquier época.

Así pues, la idea de ofrecer un concierto en torno a la festividad de Santa Cecilia centrado en Josquin era muy interesante, más aún dado el repertorio incluido. La Misa Gaudeamus es una obra ambiciosa, con un Credo muy desarrollado y variado en sus texturas, y los cuatro motetes elegidos ofrecían una clara muestra tanto de los recursos contrapuntísticos de Josquin como de los juegos matemáticos a los que era tan aficionado.

La Capilla Renacentista Miguel Navarro de la Coral de Cámara de Navarra ya ofreció un importante concierto de motetes de Josquin hace cuatro años en el refectorio catedralicio, y ahora ha vuelto a demostrar su magisterio en este repertorio. David Guindano entiende perfectamente ese particular universo sonoro, sobrio y expresivo al mismo tiempo, que constituye la música de Josquin. Esto se percibió especialmente en el Credo de la Misa Gaudeamus, y también en los cuatro motetes que cerraron el concierto. Los tempi permitieron escuchar los juegos entre las voces con nitidez, siendo un muy buen ejemplo las entradas en canon del comienzo del Ave Maria. Los aires de danza, que aparecen puntualmente en esta música, no fueron tan marcados como en otras interpretaciones que Guindano ha ofrecido de repertorio posterior (Tomás Luis de Victoria), y a lo largo del concierto se percibió una sensación de dominio muy clara.

En honor a la verdad, es cierto que ocasionalmente hubo dudas de afinación, como en ciertos pasajes del Sanctus de la misa, pero fueron reparos muy puntuales en una labor muy completa refrendada por los aplausos del público. Lástima que no hubiera propinas, (nunca viene mal recordar el Mille Regretz, la chanson preferida de Carlos V), pero lo que se escuchó fue una hora y cuarto de música extraordinaria: la de un gran compositor llamado Josquin des Prez.

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *