Jenkins Coral San José Carlos Etxeberria 25/04/2015

Sesenta años

 

Sábado, 25 de Abril de 2015. Iglesia de San José de Pamplona. Coral San José. Conjunto Instrumental. Carlos Etxeberria, director. Karl Jenkins: Requiem: The snow of yesterday, (2005). Te Deum: Te ergo quaesumus, (2008). El hombre armado: Agnus Dei, (1999). Requiem: From deep in my heart, (2005). Stabat mater: Selección, (2008). Requiem: Selección, (2005). Stella Natalis: Jubilate Deo. Stabat mater: Paradisi gloria, (2008). Concierto conmemorativo del sexagésimo aniversario de la Coral San José.

 

Los coros navarros siguen de celebración. En el año del sesquicentenario del Orfeón Pamplonés, la Coral San José, que tiene su base de operaciones en el barrio de la Chantrea, cumple sus primeros sesenta años de vida. Precisamente el concierto que nos ocupa, que es en principio el evento central de las celebraciones, coincidía con el aniversario de su primera presentación al público, que tuvo lugar el 25 de Abril de 1955.

Tratándose de un concierto inscrito en la celebración de un aniversario, la opción más natural habría sido ofrecer un programa festivo y alegre que podía haber incluido, por ejemplo, motetes para tiempo de Pascua del siglo XVI o arreglos de canciones folclóricas. Sin embargo, nada de esto ocurrió en el concierto que nos ocupa, porque todo el programa giraba en torno a la música del galés Karl Jenkins (n. 1944). La Coral San José lleva años centrando su repertorio en la música de este autor y, por consiguiente, ha entendido que la mejor manera de celebrar su aniversario era ofrecer una selección de sus composiciones más significativas, incluyendo El hombre armado, el Te Deum y el Requiem.

La música de Karl Jenkins muestra un estilo muy reconocible. Son obras agradables de escuchar, en las que intervienen elementos de procedencias muy diversas. La salmodia de influencia gregoriana, la repetición de motivos rítmicos en los acompañamientos (que da a determinados fragmentos cierto carácter mecánico), armonías convencionales pero coloreadas que provocan puntuales disonancias y melodías con cierto sabor romántico son características habituales en la música de Jenkins. El resultado recuerda por su espiritualidad a la obra del estonio Arvo Pärt, de quien hace poco escuchamos el Trisagión por la Sinfónica de Navarra, pero la música de Jenkins muestra un carácter más “pop” y accesible al público.

El mayor reto en un concierto como el que nos ocupa, en el que se mezclaban fragmentos de distintas obras sin que existiera un orden aparente, era no olvidar la coherencia del conjunto. Sin embargo, no había razón para preocuparse. Carlos Etxeberria se aseguró de establecer un orden de programa coherente, de manera que cada pieza encontrara su enlace natural con la siguiente. Interpretativamente, el concierto alcanzó muy buen nivel. La Coral San José llega a su sexagésimo aniversario en plena forma. El coro cantó con seguridad, empaste y buena afinación, acompañado por un conjunto instrumental eficaz. Carlos Etxeberria condujo el concierto con gran sobriedad; de esa manera, consiguió apartar de estas obras todo posible asomo de sentimentalismo y hacer notar la modernidad de esta música.  Como propina, se ofreció  el arreglo de una canción tradicional en euskera y  se invitó a unirse a todos los miembros del público que quisieran.

En conjunto, tenemos que felicitar a la Coral San José por haber llegado a sus primeros sesenta años de existencia mostrando su buen hacer y agradecerles su apostolado en favor de uno de los autores actuales más divulgados en toda Europa, que sin embargo resultaba en Pamplona prácticamente desconocido hasta hace poco. Confiamos en que los próximos retos de la Coral también se vean coronados con el éxito.

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *