JAUROUSSKY CANTA “EL OTRO VIVALDI” EN BALUARTE

CLÁSICA Xabier Armendáriz

“El otro Vivaldi”

Sábado, 3 de octubre de 2020. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Emöke Barath, soprano. Philippe Jaroussky, contratenor. Lucille Richardot, contralto. Emiliano González Toro, tenor. El Concierto de la Logia. Julien Chauvin, violín y director. Sinfonías, arias y conjuntos de L’Olimpiade, La Fida Ninfa, Andromeda Liberata, Juditha Triumphans, Il Giustino, La veritá in cimento, Ottone in villa, La Griselda, Il Farnace y Orlando finto pazzo. Concierto inscrito en la temporada de espectáculos de la Fundación Baluarte 2020-2021.

_____________________

Para muchas personas, el nombre de Antonio Vivaldi se relaciona con la autoría de conciertos para diversos instrumentos, dedicados a las residentes en el Conservatorio de la Pietá, uno de varios hospicios venecianos que ofrecían formación musical a huérfanas de familias acomodadas. De hecho, Vivaldi escribió unos 600 conciertos o, según Igor Stravinsky, seiscientas veces el mismo concierto; no le faltaba razón al autor ruso, aunque seguramente la envidia también tenía parte en esa afirmación.

Sin embargo, Vivaldi fue también un compositor de óperas. El cura pelirrojo escribió 40 obras de este tipo, una producción olvidada hasta hace un par de décadas pero que cada vez adquiere más presencia en las programaciones. Lo cierto es que, en nuestra opinión, las óperas de Vivaldi son más interesantes que sus conciertos. En sus arias, Vivaldi despliega toda su teatralidad y obliga a los cantantes a esforzarse al máximo; además, aunque puntualmente hay préstamos de los conciertos y otras obras, la escritura es menos previsible.

En la sesión que nos ocupa, el Concierto de la Logia se presentaba en Pamplona para ofrecer un programa dedicado a arias de Vivaldi, con un cuarteto de cantantes solistas de entre los que destacaba el mediático contratenor Philippe Jaroussky. Eso sí, los cantantes que le acompañaban eran primeras figuras del mundo de la música antigua, algunos bien conocidos en Pamplona y que habían causado una gran impresión.

Era el caso de Emöke Barath, una soprano húngara que ya se había presentado en Partenope de Händel y que ahora, más consolidada, ha vuelto a ofrecer su fresca voz, su gran sentido del fraseo y atención al significado del texto. Tampoco es nuevo para el público pamplonés el tenor Emiliano González Toro, un cantante con capacidad para las arias más tempestuosas, a condición de que la tesitura no se acerque demasiado al registro grave. Sí era nueva para el público pamplonés Lucille Richardot. Considerar contralto a esta cantante parece algo excesivo, (le faltaría entidad vocal para ello), pero en todo caso hablamos de una artista de profunda musicalidad y que se defiende muy bien tanto en la pirotecnia vocal como en el fraseo más lírico, ambas facetas fundamentales en la escritura vivaldiana.

Al lado de estos cantantes, Philippe Jaroussky no destaca especialmente. Su fraseo muestra musicalidad y cuando apiana al comienzo de las cadencias en los da capo de las arias que lo permiten, consigue importantes efectos. Jaroussky también demuestra calidad en las arias de bravura, donde es tan virtuoso como el que más. Pero estos rasgos también los ofrecen los demás cantantes del espectáculo y la calidad de la voz de Jaroussky no es mejor que la de sus compañeros. En realidad, Jaroussky es el contratenor más conocido de hoy, pero a su sombra hay varios contratenores de nivel comparable.

El Concierto de la Logia es un conjunto más que solvente, sabiamente dirigido por un teatral Julien Chauvin, pero el espectáculo no siempre mantiene la tensión del oyente. Aunque la variedad de caracteres de las arias es considerable, echamos de menos que haya algo más de música instrumental o al menos algún recitativo que nos permita respirar…

En conjunto, fue un concierto interesante para descubrir al otro Vivaldi de la mano de un grupo de cantantes sobresaliente. Un Vivaldi que pasa desapercibido a quienes sólo han escuchado sus conciertos y que es en general más variado y esclarecedor.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *