Grupo Vocal Elkhos Coral Cámara Pamplona 23/03/2016

De casa al templo

 

Miércoles, 23 de Marzo de 2016. Catedral de Santa María la Real de Pamplona. David Echeverría, tenor. Santiago Banda, órgano. Grupo Vocal Elkhos. Carlos Gorritxo, director del coro. Coral de Cámara de Pamplona. Orquesta de Cámara Pamplona XXI. David Gálvez, director. Obras de Johann Sebastian Bach, Wolfgang Amadeus Mozart, Felix Mendelssohn y Josef Gabriel Rheinberger. Concierto inscrito en el Festival de Música Sacra de Pamplona 2016.

 

El programa que nos ocupa era seguramente uno de los más originales de todo el Festival de Música Sacra de este año. La combinación de las obras de Mendelssohn y Bach en una misma sesión no es novedad, porque los nexos de unión entre ambos autores son evidentes. Fue Mendelssohn quien recuperó para el gran público las grandes obras religiosas de Bach, y éstas influyeron a su vez en gran medida en el estilo compositivo del autor berlinés. Sin embargo, Bach estaba representado por la música de los álbumes escritos para Anna Magdalena Bach, su segunda esposa, una colección de música compilada para ser interpretada en ambientes domésticos y que no sólo contiene obras escritas por el Kantor de Leipzig. Además, aunque podamos encontrar interpretaciones de tipo religioso para los textos de cada una de estas canciones, no parece ser ésta la interpretación más natural.

¿Por qué, entonces, se incluía en la sesión un conjunto tan aparentemente heterogéneo de elementos? La respuesta la dio seguramente la interpretación ofrecida en el concierto. La música compilada en el álbum de Anna Magdalena Bach resultó especialmente apropiada para las amplias dimensiones de la Catedral de Pamplona, gracias a los tempi lentos adoptados por los intérpretes. De nuevo, David Echeverría resultó expresivo y musical, realzando la indudable belleza de la música. Sin duda, fue precisamente la calidad y la serenidad de unas obras tan maravillosamente preparadas las que hicieron que el conjunto del programa funcionara.

Por nuestra parte, nosotros destacaremos de la primera parte la interpretación de “Aus tiefer Not” de Mendelssohn, una pequeña cantata basada en el coral luterano del mismo nombre y clarísimamente influida por los procedimientos contrapuntísticos bachianos. David Gálvez supo llevar la obra con buen pulso, empezando por una interpretación ajustadísima del propio coral en la que la jerarquía de las frases fue muy bien definida. Además, los tempi, que no fueron precisamente lentos, permitieron escuchar todos los detalles en las secciones fugadas, algo no siempre fácil en la Catedral, y el resultado fue de una severa belleza; esto también fue aplicable al Ave Maria del mismo autor que condujo Carlos Gorritxo inmediatamente después.

El final del concierto estaba ocupado por la Misa Op. 109 de Joseph Gabriel Rheinberger, un autor alemán del siglo XIX representante del movimiento cecilianista, que pretendía recuperar para la música religiosa los valores de la polifonía del siglo XVI. Esta misa no se escucha habitualmente en España, pero muchos coros catedralicios alemanes, particularmente en el ámbito católico, la incorporan a menudo como música litúrgica, pues tal es el contexto en que obras como ésta tienen más sentido. Esta misa de Rheinberger cumple todos los requisitos: es una composición muy equilibrada, hábilmente escrita y con momentos de gran inspiración, como el “Et incarnatus est” del Credo. Interpretarla sin acompañamiento instrumental en un ámbito como la Catedral fue una proeza, pero igual que había ocurrido en las obras de Mendelssohn, tanto la Coral de Cámara de Pamplona como el Grupo Vocal Elkhos actuaron con gran coordinación y sin que se notaran las costuras de la unión de ambos coros bajo la dirección experta y conocedora de David Gálvez. Como propina anunciada en programa, se escuchó todo un clásico: el Ave Verum Corpus de Mozart, en una interpretación de tempo bastante lento pero muy ajustada y sin excesos románticos.

En conjunto, fue una propuesta original, de la que disfrutó el numeroso público que se congregó en la Catedral. Sin duda, fue un colofón perfecto para este nuevo Festival de Música Sacra.

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *