FORMA ANTIQUA CON «PASIÓN Y EXTRAVAGANCIA EN SAN MIGUEL DE ESTELLA

MÚSICA Xabier Armendáriz

«Pasión y extravagancia»

Domingo, 21 de marzo de 2021. Iglesia de San Miguel de Estella. Forma Antiqua (Jorge Jiménez y Daniel Pinteño, violines; Ruth Verona, violonchelo; Pablo Zapico, guitarra; Daniel Zapico, tiorba; Aarón Zapico, clave y director). Farándula Castiza: Cartelera instrumental de corrales y coliseos. Obras de José de Nebra, Bernardo Álvarez Acero, José Castel, Nicola Conforto, Vicente Baset, Juan Bautista Mele y Francesco Corselli. Concierto organizado por la Semana de Música Antigua de Estella inscrito en los actos de celebración del Día Europeo de la Música Antigua 2021.

________________________

Las grandes ciudades siempre han acaparado buena parte de la vida económica y cultural en cualquier sociedad. En el caso español, Madrid no era una excepción en la primera mitad del siglo XVIII. Mientras Felipe V y sus sucesores tendían a privilegiar la presencia de compositores y compañías de ópera de origen italiano, otros autores procuraban mantener vivos los géneros teatrales con texto en castellano, que siempre habían tenido un fuerte componente musical. Y entre tanto, en las casas particulares de los nobles y los potentados se escuchaba música, a cargo de agrupaciones más o menos numerosas de acuerdo con las posibilidades de cada persona.

Es en este “paisaje sonoro” en el que debemos contextualizar el concierto que ofreció el pasado domingo el conjunto Forma Antiqua en la Iglesia de San Miguel de Estella. La organización del evento se relacionaba con la Semana de Música Antigua de Estella que, como había ocurrido en algunos de los últimos años, celebraba así el Día Europeo de la Música Antigua en el que se conmemora el aniversario del nacimiento de Johann Sebastian Bach. Forma Antiqua presentaba un concierto con música que podría escucharse en Madrid en la primera mitad del siglo XVIII. Eran obras de compositores españoles e italianos, aunque siempre con una importante influencia estilística proveniente de la bota. De hecho, muchas de estas obras muestran recursos que utilizaba Vivaldi con muchísima frecuencia en sus conciertos. Hablamos de música de espíritu vital, a veces algo extravagante si se quiere, luminosa y de considerable animación. Se iban mezclando movimientos de conciertos, oberturas de ópera y zarzuela de la época, danzas instrumentales, etc., a veces fragmentando las obras en varias partes distribuidas durante el concierto. Fue buena la distribución de las obras del programa, porque se crearon bloques muy regulares y convenientemente variados entre sí.

Forma Antiqua es, como ya advertía Raquel Andueza desde su presentación, un conjunto altamente experimentado, a pesar de la juventud de varios de sus componentes. Todos los participantes en la cita conocen bien el estilo y ofrecieron interpretaciones especialmente enérgicas y apasionadas de este repertorio. A decir verdad, fue ésta la principal virtud de sus interpretaciones y al mismo tiempo un defecto. La Iglesia de San Miguel tiene una acústica especialmente resonante que, cuando está llena de público, tiende a atemperarse y ofrecer mayor calidez. Las restricciones de aforo actuales provocan que ese fenómeno se produzca sólo parcialmente, de manera que los tempi rápidos de Forma Antiqua y sus continuos tan generosos, a veces impidieron seguir las obras con mayor claridad en los movimientos rápidos.

Con todo, fue un concierto muy interesante con un repertorio que, en general, se sigue escuchando más bien poco. Este proyecto ha sido premiado por la red que agrupa a los festivales de música clásica españoles y en Estella hemos podido asistir a su estreno. Si las circunstancias lo permiten, tendrá recorrido y ojalá muchos espectadores puedan disfrutarlo.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *