ENSEMBLE SECRETUM CON MÚSICA “PARA TURISTAS” EN LA SMAE DE ESTELLA

MÚSICA CLÁSICA Xabier Armendáriz

“Para turistas”

Sábado, 12 de septiembre de 2020. Iglesia del Convento de Santa Clara de Estella. Ensemble Secretum (Jone Martínez, soprano; Íñigo Casalí, canto y flautas de pico; Sergio Barcellona, viola da gamba; Jesús Fernández Baena, tiorba; Charo Indart, clave). Obras anónimas de los siglos XVII y XVIII y de Giovanni Legrenzi, Claudio Monteverdi, Benedetto Marcello y Antonio Vivaldi. Concierto inscrito en la LI Semana de Música Antigua de Estella 2020.

_________________________

A partir de 1600, Venecia perdió poco a poco su influencia como potencia política y comercial. La clave de ese relativo declive fue la expansión del Imperio Otomano, que limitaba los intercambios de la ciudad de los canales con Oriente, principal fuente de riqueza de la región. Sin embargo, Venecia seguía ejerciendo una constante fascinación entre las clases acomodadas europeas. Muchos jóvenes acomodados de diferentes países iniciaron en el siglo XVII una costumbre continuada hasta la Gran Guerra, consistente en realizar un viaje, conocido como “grand tour”, en el que visitaban diferentes países europeos para conocer las culturas de cada lugar. Dicho viaje pasaba habitualmente por Venecia, cuyos principales atractivos eran las representaciones de ópera y el carnaval. Incluso fuera de temporada carnavalesca, los jóvenes que acudían a Venecia llevaban una vida bastante disipada.

En paralelo, los venecianos acomodados habían iniciado desde el siglo XVI la costumbre de realizar paseos en góndola en las cálidas noches de verano con acompañamiento musical en directo; a veces, utilizaban algunas de esas canciones para ofrecer serenatas a personas concretas. Estas “canzoni da battello” adquirieron cada vez un tono más comercial y en el siglo XVIII se comenzaron a publicar antologías que se vendían a los turistas. Sin embargo, estas melodías se perdieron en el siglo XIX y en la actualidad quienes acuden a Venecia escuchan canciones procedentes de otros repertorios, fundamentalmente del ámbito napolitano.

En el concierto que nos ocupa, Sergio Barcellona, violagambista italiano y Doctor en Musicología, presentaba al público los resultados musicales de una investigación que ha llevado a cabo durante años para recuperar este repertorio. El Ensemble Secretum ofrecía algunas de estas “canzoni da battello”, junto con obras del siglo XVII que potencialmente podían haber sido utilizadas para funciones similares y algunas otras composiciones de autores académicos pero de estilo no muy diferente. El encanto y el sentido comercial de esta música permanecen y todavía hoy podemos apreciar su frescura e incluso el aire burlesco de algunas de estas letras. De todo este material, quizá la única canción que ha sobrevivido mínimamente en el patrimonio colectivo es “La biondina e la sua risposta”, que luego fue utilizada por Ferenc Liszt en el primer movimiento del Suplemento, subtitulado Venecia y Nápoles, de la segunda parte de Años de peregrinaje. En este concierto, no sólo se escuchó el texto original y más conocido de la canción, (en el que Antonio Lamberti se preciaba de haber seducido a una dama veneciana mientras ella dormía), sino también la mordaz respuesta que la afectada escribió sobre la misma música.

En cuanto a la interpretación, hay que decir que el Ensemble Secretum realizó un trabajo excelente, algo que ya era de esperar teniendo en cuenta los músicos implicados en este concierto. Seguramente la principal novedad es la presencia de Jone Martínez, que ya viene demostrando su buen hacer en este repertorio con su voz fresca y quizá con más entidad de lo habitual en el dominio de la música antigua. Como afirmaba Sergio Barcellona, es complicado recrear el efecto que estas obras, particularmente las serenatas, provocaban cuando sonaban en las lagunas venecianas, pero las interpretaciones fueron en esta sesión muy logradas.

En conjunto, fue una inmersión en el tiempo, una vuelta a aquellas músicas que escucharon los primeros turistas, en sentido literal, que circulaban por Europa en los siglos XVII y XVIII.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *