EN LA QUINCENA DE MÚSICA DE SAN SEBASTIAN «EL ENIGMA CONTINUA» CON MAHLER EN EL KURSAAL

CLÁSICA X. Armendáriz

«El enigma continúa»

Viernes, 26 de Agosto de 2022. Auditorio del Palacio Kursaal de San Sebastián. Orquesta Filarmónica Checa. Semyon Bychkov, director. Gustav Mahler: Sinfonía número 7, (1905). Concierto inscrito en la Quincena Musical de San Sebastián 2022.

____________________

En1905, Gustav Mahler estaba estancado en la composición de su séptima Sinfonía cuando, en una excursión en torno a su residencia veraniega de Maiernigg, en Carintia, cruzó un lago cercano en una barca de remos. Entonces concibió el inquietante ritmo en el que se basa el acompañamiento del tema inicial de esta obra, su sinfonía más compleja y modernista. La estructura general de la obra es de arco: dos extensos movimientos como inicio y fin y dos serenatas flanquean un fantasmagórico Scherzo central, una de las páginas más alucinadas que hasta entonces se habían escrito en la literatura sinfónica.

La Séptima Sinfonía de Mahler ha sido siempre un enigma para intérpretes y público. El mismo Willem Mengelberg, primer director que afrontó sistemáticamente todas las sinfonías del bohemio, anotó en su partitura signos que denotan sus dudas acerca de cómo plantear una obra tan compleja y especialmente el Finale. Sólo el tercer movimiento se atiene a una forma perfectamente reconocible y, por momentos, la información musical se superpone y desarrolla constantemente. Pretender ordenar la obra férreamente atenta contra su propia naturaleza, pero lanzarse sobre ella abiertamente aboca al desastre.

La Orquesta Filarmónica Checha ofreció en 1908 el estreno de la composición, pero lo más importante es que todavía hoy mantiene buena parte del sonido orquestal que hizo célebre a la agrupación: su sedosa cuerda y sus maderas campestres, especialmente penetrantes. Escuchar la obra a esta orquesta fue una oportunidad de experimentar un auténtico “sonido Mahler”, no afectado por la globalización creciente en la sonoridad de la mayoría de las agrupaciones sinfónicas. Pero hacía falta una mente rectora que planteara adecuadamente esta escurridiza sinfonía. Semyon Bychkov, actual titular de la Filarmónica Checa, se ha demostrado repetidamente como un experto mahleriano.

El comienzo no pudo ser mejor. El inquietante ritmo de remos adquirió todo su poder evocador, mientras la melodía se desplegaba con toda su nobleza y carácter amenazante en metales y maderas. El primer movimiento fluyó sin nerviosismo pero con gran fuerza expresiva, hasta llegar a un final expectante. Siguió una primera serenata muy fluida y, por ello, algo carente de magia y misterio. El Scherzo adquirió todo el carácter espectral y amenazante que se debe esperar de él, gracias a unas maderas en gran forma.

Lo menos convincente llegó en el cuarto movimiento. La segunda serenata es un Andante amoroso, el verdadero “tiempo lento” de esta sinfonía, pero Bychkov lo tomó de manera muy fluida y huyendo de cualquier tipo de sentimentalismo y sentido decadente; como resultado, las melodías no volaron como debían. Finalmente, el complicadísimo movimiento final no presentó ningún problema para Bychkov, que supo presentar el maremágnum de ideas musicales que en él se ofrece sin desnaturalizar el conjunto. La coda fue declaradamente optimista, quizá demasiado para algunas sensibilidades.

En conjunto, escuchamos una interpretación bien pensada de la Séptima Sinfonía de Mahler, pero que no careció de cabos sueltos. Y es que el enigma que plantea esta obra no tiene solución…, o a lo mejor tiene infinitas.

Comparte la entrada de Xabier Armendáriz

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.