EL FESTIVAL NAK ¿ARS NOVA? EN LA SALA MURALLA DE BALUARTE

MÚSICA Xabier Armendáriz

¿Ars nova?

Sábado, 19 de septiembre de 2020. Sala de la Muralla del Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Aitor Urquiza, flauta de tres agujeros, txistu, silbote, salterio y tambor. Ainara Martínez y Xabier Olazábal, txistu. Bea Monreal, oboe. Sergio Eslava, saxofón. David Johnstone, violonchelo. Ignacio Fernández Galindo y Pablo Arricibita, electrónica. Sonia Mejías y Eva Gillamón, voces. Martín Etxauri, videocreación. Yolanda Campos: Ars, (2020, estreno absoluto). David Cantalejo: Color, (2020, estreno absoluto). Ignacio Fernández Galindo: De subtilitate, (2020, estreno absoluto). Sonia Mejía: Kr2: Kriám Namá, (2020, estreno absoluto). Concierto inscrito en el NAK Festival 2020.

______________________

Hacia el año 1322, un diplomático, poeta y compositor francés llamado Philippe de Vitry escribió un tratado titulado Ars Nova. Su autor pertenecía a una élite de eruditos que había creado una música que, por su complejidad, no tenía comparación con cualquiera anterior. Las composiciones de estos autores, cuyo principal representante es Guillaume de Machaut, son obras de ingeniería musical en lo constructivo, hasta extremos sólo comprensibles para analistas muy observadores. Incluso existió un período, al final del siglo XIV, que se conoce como Ars Subtilior; es un estilo surgido en torno a la Corte papal de Aviñón en el que los compositores ofrecieron testimonios impagables como El arpa de la melodía de Jacob Senleches, un virelai escrito de manera que la “partitura” reproduce la forma de un arpa. Además, una de las voces no aparece en la partitura y debe ser derivada a partir de un “canon” escrito en verso.

En realidad, a pesar de las polémicas que se dieron en la época, ninguna de las supuestas novedades del Ars Nova era auténtica; más bien estos autores llevaron al límite un estilo iniciado cien años antes con Perotinus y Leoninus, los primeros polifonistas cuyo nombre conocemos. Pero la música del Ars Nova ha atraído siempre a los compositores de vanguardia; Pierre Boulez programaba obras de Machaut combinándolas con las propias en sus primeros conciertos, pues el rigor constructivo era un aspecto común entre las vanguardias europeas de 1950 y 1300.

El concierto que nos ocupa suponía el cierre del Festival NAK y presentaba, bajo el título (R)evolución, los estrenos de tres autores del Grupo de Música Contemporánea Garaikideak más una autora invitada, todos ellos de obras teóricamente inspiradas en rasgos propios del Ars Nova. Este enfoque quedó especialmente claro en la obra que inició la sesión; Ars de Yolanda Campos ofrecía un acercamiento neoclásico con imitación de instrumentos medievales, con ese violonchelo recreando el sonido de la zanfoña. Asimismo, logra que el trabajo del ritmo se asemeje claramente a las propias composiciones del Ars Nova. David Cantalejo, que de todos los autores de Garaikideak es quien más composiciones ha ofrecido en NAK para instrumentos a solo, presenta en Color una pieza para violonchelo complicada para el intérprete, donde crea importantes tensiones utilizando hábilmente los silencios y el empleo de la técnica de los armónicos es constante. En De subtilitate, Ignacio Fernández Galindo ofrece una textura muy concentrada que recuerda a György Ligeti por su aparente extatismo. Por último, KR2: Kriám Namá es un estudio rítmico basado en una pulsación muy regular pero con acentos hábilmente distribuidos, que provocan una inestabilidad contrapesada por los mantras que invocan a la abundancia que se escuchan de fondo. Esta última es especialmente interesante en el sentido de que su autora, Sonia Mejías, utiliza txistus; es decir, un instrumento cuyas posibilidades ha debido aprender en poco tiempo, pues no pertenece en principio a su “cultura musical” teórica.

Los compositores pertenecientes a Garaikideak siempre han contado con un conjunto de intérpretes muy fieles y eficaces, que han permitido explorar todo tipo de posibilidades; en este concierto, demostraron nuevamente su gran valía. El resultado fue un evento que permitió reflexionar sobre la relación siempre ambivalente entre pasado y futuro en la creación musical: los grandes compositores nunca rompen con la tradición, sino que se complementan con ella y ofrecen aspectos nuevos para nuestro entendimiento de la música.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *