EL FESTIVAL NAK 2022 SIGUE «EN CONSTRUCCIÓN» EN EL CONDESTABLE

MÚSICA Xabier Armendáriz

«En construcción»

Sábado, 17 de Septiembre de 2022. Patio del Palacio del Condestable de Pamplona. Cuarteto de Saxofones asociado al Centro de Música Contemporánea Garaikideak. Sigma Project. Yolanda Campos: Kami, (2022, estreno absoluto). David Cantalejo: Yokai, (2022, estreno absoluto). Ignacio Fernández Galindo: Fureru, (2022, estreno absoluto). CMC Garaikideak: Philómitos, (2022, estreno absoluto). Inés Badalo: Arkhé, (2022, estreno absoluto). Alberto Posadas: Knossos, (2016). Concierto inscrito en el Festival NAK 2022.

_______________

El cierre del Festival NAK es, todos los años, la cima del certamen. Es el momento en el que los tres principales impulsores de la cita presentan sus obras y, en general, la preparación de este concierto suele ser la clave de todo el festival en su conjunto. En el año 2022, el foco unificador del Festival NAK ha sido el paso del mito al logos, representado por la tarea de los primeros filósofos griegos que, encabezados por Tales de Mileto, buscaron complementar las explicaciones míticas de la realidad con una visión más racional. Sin duda, se trata de un proceso multiforme y repleto de matices, que difícilmente se puede abarcar en una sola sesión musical, y que fue presentado someramente en el coloquio previo al concierto, con la participación siempre cargada de contenido de Ramón Andrés.

Para esta ocasión, Yolanda Campos, David Cantalejo e Ignacio Fernández Galindo centraron su atención en diversos mitos orientales, especialmente en la tradición sintoísta, la religión más antigua de Japón. En Kami, Yolanda Campos se centra en las figuras que representan las manifestaciones de la naturaleza. La música tiene aquí un transfondo primitivo pero calmado, que a la compositora le sirve para utilizar buena parte de su universo sonoro: estatismo general, utilización de los silencios, multifónicos, soplidos sin producir notas en el instrumento, etc. Por su parte, en Yokai David Cantalejo representa a las criaturas tenebrosas de dicho universo mitológico, lo que le ofrece una oportunidad muy adecuada para utilizar sus rasgos más característicos, pues su lenguaje siempre ha sido dinámico y expresionista. El trabajo contrapuntístico es constante, igual que las referencias a Noche transfigurada de Schönberg, cuyos motivos más turbulentos aparecen una y otra vez en su versión real o invertida. Y Fureru de Ignacio Fernández Galindo hace honor al significado de su título (en japonés), y presenta una composición acariciante, una nueva manifestación de la variedad de estilos característica del autor.

Por otro lado, Philómitos está compuesta de tres secciones que a su vez han sido escritas por cada uno de los tres autores; la obra demuestra la pluralidad de estilos existente en el grupo y, en buena parte por esa misma razón, echamos en falta un cierto grado de cohesión.

Quedan, por último, las aportaciones de los compositores invitados. Inés Badalo presentó Arkhé, una obra que invoca precisamente esa noción de inicio, de origen; sin embargo, la traducción en sonidos es menos clara, a pesar de una escritura eficaz para el cuarteto de saxofones. Finalmente, Knossos de Alberto Posada, única obra no escrita para esta ocasión, se hace eco del mito del laberinto del Minotauro. La obra hace honor a su nombre y precisamente se construye de forma intrincada, cada vez más expresionista, hasta que descubrimos que la salida al laberinto se produce por la misma puerta de entrada; eso sí, la obra es extensa y no mantiene la tensión durante toda su duración.

Los miembros del Centro de Música Contemporánea Garaikideak son músicos altamente preparados para estas tareas e hicieron un gran trabajo, pero contar a su vez con artistas invitados como Sigma Project es un verdadero lujo. Son los ingredientes necesarios para poder llevar a término una idea en permanente construcción, siempre cambiante, igual que nuestra relación constante y oscilación entre el mundo del mito y el de la racionalidad.

Comparte la entrada de Xabier Armendáriz

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.