CORO Y ORQUESTA DEL ENSEMBLE PIGMALIÓN A «RENOVAR UN CLÁSICO» CON LA PASIÓN SEGÚN SAN MATEO

MÚSICA Xabier Armendáriz

«Renovar un clásico»

Miércoles, 24 de marzo de 2021. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Hana Blazikova y Perrine Devilliers, sopranos. Lucille Richardot, mezzosoprano. Tim Mead, contratenor. Julian Prégardien, Reinoud van Mechelen y Emiliano González Toro, tenores. Stéphane Degout y Christian Immler, bajos. Coro y Orquesta del Ensemble Pigmalión. Raphaël Pichon, director. Johann Sebastian Bach: La Pasión según San Mateo, BWV 244, (1727). Concierto inscrito en la temporada de espectáculos de Fundación Baluarte 2020-2021.

________________________

En 2027, se cumplirán trescientos años desde que la primera versión de La Pasión según San Mateo de Johann Sebastian Bach se escuchara por primera vez en la Iglesia de Santo Tomás de Leipzig. Quienes acudieron a las Vísperas del Viernes Santo aquella tarde difícilmente podían imaginar la magnitud que hoy atribuimos al acontecimiento que les había sido dado presenciar; para ellos, aquella era una función litúrgica como cualquier otra, en la que el Kantor local presentaba una nueva versión musical de un argumento bien conocido. Pero la obra se ha convertido en un monumento y seguimos escuchándola, año tras año, en Semana Santa. Como suele ocurrir cuando se anuncia esta composición, había una especial expectación en el ambiente en Baluarte. Se veía en la forma en que se siguieron los recitativos, especialmente ahora que no hay toses, y en el calor que recibieron los artistas al final.

Para esta ocasión, se presentaba en Pamplona el Ensemble Pigmalión dirigido por Raphaël Pichon, uno de los directores en ascenso especializados en música barroca. Su interpretación siguió una línea convencional dentro de las tendencias más modernas en esta obra: orquesta reducida, coro mediano y tempi más bien ligeros. Fue la labor de Pichon muy completa y acertó en dos aspectos fundamentales: el recogimiento de los corales, tomados a un tempo muy mesurado y entendiendo perfectamente cómo había que jerarquizar la importancia de las frases y las pausas, y la tremenda viveza de los recitativos, que en las escenas más dramáticas resultaba demoledora. A cambio, las arias no alcanzaron un nivel tan elevado, pues algunas tendieron a sonar algo apresuradas y los cantantes no se vieron especialmente favorecidos.

El reparto mantuvo un nivel notable, aunque algo irregular. Julian Prégardien es hijo de un importante cantante como era Christoph Prégardien, igualmente especializado en la parte del Evangelista, que grabó en tres ocasiones: para Gustave Leonhardt, Hermann Max y Nikolaus Harnoncourt. Como Christoph, Julian muestra un estilo de canto elegante y transmite la narración sin aspavientos, pero su concepto no parece casar con el de Pichon y, en los momentos dramáticos, le faltaba algo de fuerza. A su lado, Stéphane Degout realizó un Jesús muy bien cantado y de carácter particularmente desafiante, quizá en exceso. En las arias, hubo solistas que ofrecieron intervenciones muy destacadas, como el tenor Rinould van Mechelen en su importante aria del final de la primera parte y Tim Mead, en su aria de la segunda parte. Otros se vieron perjudicados por los tempi demasiado rápidos adoptados por Pichon, que no les permitieron cuidar la emisión como habría sido deseable. Fue lo que le ocurrió a Lucille Richardot, que tendía a forzar en los graves pero que, cuando le acompañaban a un tempo adecuado, fraseaba sus arias con atención. Por último, una vez superados los ajustes iniciales, el Coro del Ensemble Pigmalión realizó una actuación sobresaliente, destacando por su poderoso impacto en las secciones más dramáticas de la obra. La última formulación del coral que articula toda la composición, (que se escucha al anunciarse la muerte de Jesús y que en esta interpretación vino precedido de un largo silencio, muy eficaz pero que pocos directores osan realizar), fue realmente imponente.

En conjunto, fue una versión más que interesante de la Pasión según San Mateo, sobre todo por el concepto general de un Pichon realmente iluminador. Ha costado, pero finalmente en 2021 hemos podido renovar un clásico de los que en estas fechas no pueden faltar.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *