Coros Orfeón Pamplonés Crisstóbal Soler 3/1/2015

Orfeón Pamplonés, 150 años

 

Sábado, 3 de Enero de 2015. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Nerea Castellot, soprano. Javier Arizmendi, tenor. Coro Infantil del Orfeón Pamplonés. Teresa Apesteguía, directora del coro. Escolanía del Orfeón Pamplonés. Juan Gaínza, director de la escolanía. Coro Juvenil del Orfeón Pamplonés. Juan Gaínza, director del coro. Orfeón Pamplonés. Igor Ijurra, director del coro. Orquesta Sinfónica de Navarra. Cristóbal Soler, director. Obras de Federico Chueca, Ruperto Chapí, Francisco Asenjo Barbieri, Manuel Fernández Caballero, Jose Joaquín Valderde-Tomás López Torregrosa, Lorenzo Ondarra, Íñigo Casalí, Johann Sebastian Bach, Georg Friedrich Händel, Camille Saint-Saëns y Bartolomé Ercilla. Concierto inscrito en los actos de celebración del 150º aniversario de la Fundación del Orfeón Pamplonés.

 

El 19 de Marzo de 1865, un grupo de distinguidos ciudadanos pamploneses encabezado por Conrado García fundaba el Orfeón Pamplonés. Su objetivo, como puede leerse en el acta, era ofrecer educación musical a los artesanos pamploneses, aunque de paso la creación del coro contribuyó a mejorar el orden público en la ciudad. Desde la consolidación del Orfeón Pamplonés en 1892, ha sido uno de los pilares fundamentales de la vida musical navarra en general y pamplonesa en particular.

El Orfeón Pamplonés ha llegado al año 2015 en muy buen estado de salud, y ha preparado una temporada muy ambiciosa, en la que se va a presentar en algunos de los escenarios más importantes de Europa. Particularmente reseñable es el paso por los Proms de Londres, el festival de verano organizado por la BBC. Esta proyección y esta calidad se han logrado con un grupo de personas que, en su mayoría, no se dedican profesionalmente a la música, como puede verse en la fotografía inicial del calendario conmemorativo que el coro ha preparado para la ocasión, en donde los miembros del Orfeón posan junto con los músicos de la Sinfónica de Navarra llevando los uniformes de sus trabajos cotidianos.

Además, el coro adulto del Orfeón Pamplonés es sólo la punta del iceberg. En los últimos años, el Orfeón Pamplonés ha creado una serie de coros infantiles y juveniles que no sólo han continuado los objetivos de los fundadores del conjunto, (la educación musical debe empezar desde la infancia en los colegios y no limitarse a las Escuelas de Música), sino que han alcanzado un nivel comparable al  coro adulto. En el concierto que nos ocupa, con un programa muy variado pero también algo disperso, había oportunidad de lucimiento para todos los conjuntos, pero muy particularmente para la Escolanía.

La primera parte del concierto que nos ocupa presentó una selección del programa que la Escolanía del Orfeón Pamplonés ofreció en su exitosa presentación en el Teatro de la Zarzuela de Madrid. Conducidos por un Cristóbal Soler especialmente motivado, cantaron con gran afinación, precisión e intención expresiva. Ya desde su salida a través del patio de butacas mientras la orquesta introducía la selección de El bateo se veía que estábamos ante una actuación de fuste. Particularmente destacable fue el coro de El rey que rabió de Chapí.

En la segunda parte, ya con un formato más clásico de concierto de Navidad, fueron saliendo a escena los diferentes coros de la agrupación. Desde la pujanza del Coro Infantil, hasta la experiencia del coro adulto, todos ofrecieron lo mejor de sí. Pero probablemente lo más sorprendente, por inhabitual en tiempos modernos, fueron las selecciónes de oratorios de Bach y Händel, en donde Cristóbal Soler condujo a orquesta y coros con sensibilidad exquisita y el Orfeón Pamplonés ofreció la ligereza que hoy se exige en la música barroca, sin renunciar a la calidez de una formación numerosa. Una interpretación victoriana del coro final del Oratorio de Navidad de Saint-Saëns y un más intimista Mesia Sarrera de Bartolomé Ercilla con todos los coros del Orfeón Pamplonés terminó la velada con brillantez, aunque se ofreció como propina Noche de paz, el célebre villancico de Franz Xaver Gruber.

En conjunto, fue un digno comienzo de los eventos organizados en torno a  los 150 años transcurridos de existencia del Orfeón Pamplonés, en donde se mostró a grandes rasgos el potencial de sus diferentes coros. A lo largo del año, el coro adulto va a enfrentarse a una serie de citas importantes. Confiamos en que el Orfeón Pamplonés esté al nivel que ha demostrado tantas veces que puede ofrecer y que sus miembros disfruten de la celebración.

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *