Carlos Mena María Eugenia Boix Forma Antiqua Peralta 15/10/2016

Festival ilusionante

 

Sábado, 15 de Octubre de 2016. Auditorio de la Casa de Cultura de Peralta. María Eugenia Boix, soprano. Carlos Mena, contratenor. Forma Antiqua. Aarón Zapico, clave y director. Agostino Steffani: Cantata “Beglocchi oh Dio, non piú”. Cantata “Díml, dimmil, Cupido”. Cantata “Occhi, per che piangete”. Cantata “Crudo amor”. Cantata Negl’occhi”. Cantata “Placidissimi catene”. Concierto inscrito en el I Festival de Música Barroca de la Ribera Alta 2016.

 

El surgimiento de nuevas iniciativas culturales siempre es una gratísima noticia. En una comunidad como Navarra, donde buena parte de la actividad musical se centra en Pamplona, es especialmente estimulante que se promuevan eventos que permitan escuchar a conjuntos e intérpretes de nivel en otras localidades alejadas. Desde esta perspectiva, este Festival de Música Barroca de la Ribera Alta ha empezado su andadura con muy buen pie, presentando en Peralta, Falces y otros pueblos próximos propuestas muy interesantes en torno a la música del siglo XVII.

De todo este amplio festival, que se extiende a lo largo del mes de Octubre, el concierto que nos ocupa era seguramente la propuesta más atractiva para el público conocedor. Se contaba para esta velada con el conjunto Forma Antiqua, uno de los conjuntos especializados en música antigua más prestigiosos de España, a quienes se unían dos cantantes muy conocedores del estilo: la soprano María Eugenia  (premiada en su día del Concurso Internacional de Canto Julián Gayarre en Pamplona) y el extraordinario contratenor Carlos Mena. Todos ellos presentaban un programa dedicado a un compositor poco conocido entre nosotros, como es Agostino Stefanni (1654-1727). Quienes sean aficionados a la novela negra posiblemente conozcan su nombre gracias a los libros de Donna Leon; la trayectoria de este compositor fue especialmente novelesca, dado que este músico frecuentó el entorno papal y trabajó muy eficazmente como diplomático, desenvolviéndose con gran naturalidad en las intrigas cortesanas características de la época.

El programa constaba de seis cantatas originales de Stefanni, todas ellas escritas con un carácter intimista y recogido. En ellas, destaca siempre el afán de recoger musicalmente el contenido poético de los textos, especialmente en los recitativos, fluidos y llenos de vida. En todos los casos, se aprecia el afán por parte de Steffani por cumplir los preceptos de lo que Monteverdi llamaba la “segunda práctica”: una música al servicio de la emoción y del contenido del texto.

Como decíamos, la presencia de Forma Antiqua y sus cantantes invitados suponía máxima garantía de calidad. María Eugenia Boix demostró tener un instrumento flexible, capaz de regular la intensidad de la manera más sutil, como ocurrió especialmente al comienzo de la cantata “Occhi, per che piangete?”. Carlos Mena, por su parte, volvió a demostrar su extraordinaria clase como contratenor. Su técnica de canto es especialmente depurada, y su reproducción de las agilidades resultó en este concierto muy lograda. Los hermanos Zapico, que conforman el núcleo de Forma Antiqua, también realizaron una completísima actuación, dando vida a los recitativos con un acompañamiento muy variado y arriesgado en los contrastes.

Completar un programa a base de obras vocales de un mismo compositor sin ningún interludio instrumental lleva a una cierta monotonía, que los intérpretes supieron salvar presentando por turnos sus diversos instrumentos entre las cantatas del programa oficial. Para cerrar el concierto, se escuchó el dúo final de La coronación de Popea de Monteverdi, en una versión especialmente emocionante. Un magnífico final para un gran concierto, que cumplió con creces las expectativas creadas. Esperamos que este festival barroco que ha presentado este año una programación tan ilusionante continúe en años venideros.

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *