BEATRIZ DÍAZ “LA VOZ ADECUADA” CON OSN EN BALUARTE

La voz adecuada

Viernes, 13 de diciembre de 2019. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Beatriz Díaz, soprano. Orquesta Sinfónica de Navarra. Manuel Hernández-Silva, director. Wolfgang Amadeus Mozart: La flauta mágica: Obertura (1791). Recitativo y aria de concierto Misera, dove son, KV 369 (1781). Ludwig van Beethoven: Las criaturas de Prometeo, Op. 43: Obertura (1801). Aria de concierto Ah, perfido!, Op. 65 (1797). Sinfonía número 2 en Re mayor, Op. 36 (1803). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Navarra 2019-2020.

____________________________________

Cuando hablamos de voces, los críticos casi siempre tenemos que ceñirnos a opiniones subjetivas. Cuando valoramos a los cantantes no sólo hemos de considerar si los intérpretes son capaces de reproducir lo escrito por el compositor, (ya sean notas, agilidades, el estilo de canto propio para cada época, etc.), sino también valorar si la voz del cantante es la adecuada para perfilar el carácter de los personajes correspondientes.

En su libro El arte del canto, Arturo Reverter explica estas cuestiones con todo detalle, realizando una clasificación de las voces muy completa, pero para nuestros propósitos inmediatos citaremos dos ejemplos claros. Luciano Pavarotti llegó a grabar y cantar en vivo Otello de Verdi, pero aunque tenía las notas, nunca dio la dimensión del personaje; algo similar le ocurrió a Margaret Price cuando grabó la parte de Isolda en el célebre Tristán e Isolda de Carlos Kleiber, aunque ella inteligentemente decidió no cantar dicho papel en escena.

El concierto que nos ocupa, de la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Navarra, se iniciaba con un minirecital solista de la soprano Beatriz Díaz, una cantante a la que no habíamos tenido ocasión de escuchar.

Se presentaba interpretando un aria de concierto que Mozart compuso en 1781, una pieza que no se cuenta entre las arias de concierto más ambiciosas del compositor, y concluía su actuación con el célebre Ah, perfido!, un aria de concierto de Beethoven de tremenda exigencia desde todos los puntos de vista. Beatriz Díaz se mostró como una cantante muy solvente, capaz de frasear de forma exquisita y con proyección fácil en los agudos, algo que le permitió hacer una importante interpretación de la obra mozartiana. Pero el aria de concierto de Beethoven fue diferente; aunque la calidad del fraseo y el estilo dramático del recitativo fueron bien captados, los graves no proyectaban hacia el público y se perdía una parte del mensaje de la obra.

En cualquier caso, Díaz defendió bien ambas obras, frente a una orquesta dirigida por Manuel Hernández-Silva, mucho más en sintonía con la partitura beethoveniana. De propina, Díaz ofreció el aria de la Condesa del tercer acto de Las bodas de Fígaro de Mozart, resuelta con gran musicalidad, pero de nuevo la voz de Díaz, todavía joven y sin la calidez de las grandes voces líricas que abordaron la parte de la Condesa en su día, parece más adecuada para el personaje de Susana, el otro gran papel femenino de la obra. En la primera parte, la Sinfónica de Navarra había ofrecido versiones correctas de sendas oberturas de Mozart y Beethoven.

Mayor interés tuvo su prestación en la segunda parte, donde ofreció la Segunda Sinfonía de Beethoven, obra de traza general todavía clásica pero que, sobre todo en el cuarto movimiento, empieza a presentar el humor corrosivo propio del Beethoven posterior. Hernández-Silva dirigió una interpretación animada, en la línea de los directores de hoy. Quizá lo más discutible fue el segundo movimiento, algo ligero, pero el trabajo de los instrumentos de viento fue muy destacado en toda la obra y el conjunto resultó más que interesante.

Así pues, Beatriz Díaz realizó una actuación muy interesante, pero en estos casos siempre nos queda la misma observación. Para poder cantar un determinado personaje o aria, no sólo hay que poder cantar las notas, sino también tener la voz adecuada.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *