BAJO LA BATUTA DE JESÚS MARÍA ECHEVERRIA «NAVARRA ES MÚSICA» DE AUTOR NAVARRO CON LA O.S.N.

CLÁSICA Xabier Armendáriz

«Navarra es música»

Viernes, 3 de Diciembre de 2021. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Orquesta Sinfónica de Navarra. Jesús María Echeverría, director. Obras de Jesús García Leoz, Tomás Asiáin, Agustín González-Acilu, Fernando Remacha, Emilio Arrieta y Joaquín Larregla. Concierto organizado con ocasión del Día de Navarra 2021.

___________________

Finalizar las conmemoraciones del día 3 de diciembre con un concierto ha sido una costumbre habitual a lo largo de muchos años. Sin embargo, la cita no ha encontrado un formato que se haya consolidado de manera evidente. En esa fecha, hemos escuchado recitales de ópera y zarzuela con los ganadores del concurso Julián Gayarre, veladas destinadas a promocionar talentos locales jóvenes, conciertos dedicados a obras de gran formato o, más raramente, conciertos protagonizados por autores navarros. Ha sido esta última la fórmula que se ha elegido para este año, posiblemente aprovechando que se cumplía el bicentenario del nacimiento de Emilio Arrieta. Las dos principales conmemoraciones del compositor de Puente la Reina en Baluarte se realizan en otros contextos, pero la ocasión permitía presentar en sociedad dos obras orquestales de Arrieta de cierta importancia.

El resultado fue un programa algo fragmentario, pero no carente de momentos de interés. La nómina de autores era importante, incluyendo además a Joaquín Larregla, (uno de los grandes pianistas virtuosos españoles de la segunda mitad del siglo XIX), y a dos de los principales compositores neoclásicos españoles del siglo XX, como son Fernando Remacha y Jesús García Leoz. Por último, también estaba Agustín González-Acilu, con su Pezzo para cuerdas, una obra que nos muestra una parte de la vena modernista del compositor y que, en un concierto donde toda la demás música compuesta en el siglo XX era más bien de estilo neoclásico, resultaba curioso. Con todo, también hay que hacer notar que el programa estaba especialmente diseñado para que Capricho para orquesta y Recuerdos de El dominó azul de Arrieta brillaran con luz propia. La primera es un tema con variaciones muy bien escrito que tiene momentos de orquestación brillante, dentro del estilo habitual del compositor de Puente la Reina. El segundo es una característica fantasía, como las que se hacían tan habitualmente en la época, sobre temas de la citada zarzuela, que la Orquesta Sinfónica de Navarra presentó hace años en Pamplona. Por lo demás, La maja vestida no es la obra más lograda de Fernando Remacha y sería preferible presentar el Retablo de Navidad de García Leoz en su versión completa, pues el preludio es muy breve y apenas da tiempo a acostumbrarse al estilo del compositor de Olite. Por último, Viva Navarra de Joaquín Larregla funciona como una propina anunciada; es la composición más conocida del autor de Lumbier y, si en la versión para piano debería ser una obra especialmente frecuentada por los grandes virtuosos, la orquestación tiene momentos de gran calidad.

Jesús María Echeverría fue el encargado de dirigir este programa tan inusual. El compositor y director de Olite siempre se ha mostrado como un intérprete de gran eficacia, siempre cuidadoso, capaz de mostrar todos los detalles de orquestación que las distintas obras puedan ofrecer. Eso pudo apreciarse incluso en la obra quizá menos interesante del programa: la Pirenaica-Espatadanza de Tomás Asiáin. Pero a Jesús María Echeverría le resultaron especialmente bien las piezas de Arrieta, interpretadas con gran convicción. En la jota Viva Navarra, Echeverría prefirió destacar las sutilezas de la orquestación a ofrecer una exhibición de virtuosismo orquestal, aunque eso hizo que el acelerón final pareciera fuera de lugar.

En conjunto, fue un concierto apropiado para la ocasión del Día de Navarra, donde se recordó, una vez más, la importante nómina de compositores surgidos de nuestra tierra en los dos últimos siglos.

Comparte la entrada de Xabier Armendáriz

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.