“BARROCO MUY ACTUAL” SUENA EN EL ÓRGANO DE LARRAGA

MÚSICA Xabier Armendáriz

Barroco muy actual

Martes, 27 de Agosto de 2019. Iglesia de San Miguel de Larraga. Pablo Márquez Caraballo, órgano. Obras de Juan Bautista Cabanilles, Jesús María Muneta, Georg Böhm, Dieterich Buxtehude, Jan Pieterszoon Sweelinck, Johann Adam Reincken, Johann Sebastian Bach y Carl Philipe Emanuel Bach. Concierto inscrito en el Ciclo de Órgano Diego Gómez de Larraga 2019.

__________________________

Una de las grandezas del órgano como instrumento es, sin duda, su variedad de formas y de características sonoras. Como hemos indicado en otras ocasiones, en cada época y lugar el órgano ha tenido una utilidad litúrgica diferente, algo que ha condicionado completamente lo que se esperaba del instrumento y, por tanto, su sonido. Por eso, al contrario de lo que ocurre con otros instrumentos, el órgano necesita una conjunción especial entre obra, intérprete e instrumento.

Como cada año por estas fechas, nos hacemos eco del Ciclo de Órgano Diego Gómez de Larraga, celebrado en la iglesia de San Miguel de la mencionada localidad. El impulsor de este ciclo, Jesús María Muneta, ha publicado este año un libro ya comentado en Diario de Navarra por Román Felones, en el que se describe en detalle la historia de este importante instrumento, de carácter puramente ibérico. Se trata de un órgano característico de su propia época en España, con su trompetería tan desarrollada y particular y sus registros partidos, (válidos sólo para una parte concreta del instrumento). Es un órgano rico en graves, muy apropiado para la música española de los siglos XVI al XIX.

En el concierto que nos ocupa, se sentaba ante el teclado Pablo Márquez Caravallo, organista de la catedral de Valencia. Tras iniciar la sesión con tres obras de Juan Bautista Cabanilles (autor español del siglo XVII) y ofrecer la acostumbrada obra de Jesús María Muneta, Márquez Caravallo continuó con un programa en torno a Bach y sus predecesores, esos dignos compositores como Buxtehude, Reincken, Böhm, etc., que fueron muy valorados en su tiempo y que han sido olvidados ante el empuje de Johann Sebastian Bach. De ellos, el más importante es sin duda Jan Pieterszoon Sweelinck, compositor holandés iniciador de la escuela. Aunque el órgano alemán del siglo XVIII poseía unas características físicas y sonoras muy diferentes del órgano de Larraga, Márquez Caravallo supo aprovechar algunos elementos de este órgano para hacer sonar el repertorio de manera adecuada.

Superado este aspecto fundamental, hay que decir que la interpretación de las obras fue más irregular. Márquez Caravallo es un organista plenamente conocedor de los estilos de interpretación historicistas y optó por una aproximación característica de los estándares actuales, con versiones muy adornadas y fantasiosas en el fraseo, especialmente en obras de tempo lento. Eso hizo que el preludio de Buxtehude o la fantasía de Bach resultaran un verdadero placer en todos los sentidos. En secciones más rápidas, sin embargo, hubo cierto amago de precipitación, lo que derivó en que algunas veces determinadas apariciones de los temas resultaban rítmicamente poco claras. Son aspectos que, cuando se quiere dar a la música barroca el carácter dramático que requiere, los intérpretes deben cuidar.

En conjunto, se escuchó un programa bien trabado en manos de un organista de prestigio, que lo interpretó siguiendo las modas actuales. Es importante apoyar una iniciativa de estas características, que permite al público acercarse a distintas maneras de entender el órgano y su repertorio, al tiempo que mantiene vivo el propio órgano de la Iglesia de San Miguel, un aspecto muy importante del patrimonio cultural de la localida

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *