LA ORQUESTA SINFÓNICA DE NAVARRA «SIN CUERDAS DE TRIPA» EN ESTELLA

MÚSICA CLÁSICA Xabier Armendáriz

«Sin cuerdas de tripa»

Sábado, 11 de septiembre . Parque los Llanos de Estella. Orquesta Sinfónica de Navarra. Yorrick Troman, director. Elisabeth Jacquet de la Guerre: Céfalo y Procris: Obertura, (1694). Johann Sebastian Bach: Concierto de Brandemburgo número 6 en Si bemol mayor, BwV 1051, (1718). Jean-Philipe Rameau: Cástor y Pólux: Obertura, (1737). Dardanus: Obertura, (1737). Las indias galantes: Selección, (1735). Johann Sebastian Bach: Concierto de Brandemburgo número 3 en Sol mayor, BWV 1048, (1718). Semana de Música Antigua de Estella.

_____________________

El violinista y director alemán Reinhardt Goebel se dio a conocer internacionalmente en los años 1980, cuando grabó un ciclo de los conciertos de Brandemburgo de Bach con su conjunto de instrumentos originales, Musica Antiqua Köln. Eran versiones ultrarrápidas, mecánicas y de precisión despiadada típicamente pop, que aportaron frescura a unas obras bien conocidas. Ese radicalismo de Goebel no se quedaba en las grabaciones, porque este director criticaba con saña a otros músicos historicistas que no seguían sus caminos. Llegado el año 2021, todo ha cambiado. Reinhardt Goebel ha presentado un disco dedicado a serenatas de Mozart donde dirige a un conjunto de instrumentos modernos y toca las obras a velocidades razonables, con apenas asomos historicistas. En las notas al programa del disco, Goebel relativiza la importancia de tocar o no con instrumentos de época. Parece que los años le sirvieron para tomar distancias…

El concierto que nos ocupa cerraba la Semana de Música Antigua de Estella con una actuación de la Orquesta Sinfónica de Navarra. El programa estaba compuesto mayoritariamente por clásicos populares de la primera mitad del siglo XVIII: oberturas y danzas de Rameau, dos conciertos de Brandemburgo de Bach y una sola rareza, como era la obertura de Céfalo y Procris de Elisabeth Jacquet de la Guerre (1665-1729), una compositora de gran talento que asumió fielmente el lenguaje musical del Barroco francés.

Sin embargo, también en esto han cambiado muchas cosas desde los años 1980. Igual que historicistas radicales como Goebel han suavizado su forma de pensar, los músicos forjados en la educación estándar tienen mayor formación sobre música antigua. Por eso, se animan a acelerar razonablemente los tempi, recortan las articulaciones y toman decisiones menos convencionales que hace un par de décadas. Todas estas características se observaron en el concierto que nos ocupa. La Orquesta Sinfónica de Navarra se presentaba en condiciones desfavorables: un escenario al aire libre donde controlar el equilibrio sonoro resulta complejo. En la obertura de Céfalo y Procris este asunto no se resolvió satisfactoriamente, pero todo lo demás se escuchó con gran propiedad estilística. Los puntillos en las introducciones de las oberturas a la francesa, la limpieza en las articulaciones y los ataques, el orden polifónico, etc. Cada obra mostró sus particularidades, como quedó claro cuando los violines abandonaron el escenario para que los demás interpretaran el Concierto de Brandemburgo número 6 de Bach, que no los incluye y adquiere por ello una sonoridad más oscura.Por último, llegó el momento de resolución más delicada: ¿qué hacer con el supuesto segundo movimiento del Concierto de Brandemburgo número 3? Bach se limitó a escribir dos acordes y lo que hacen los intérpretes convencionales es tocarlos sin más. Pero Yorrick Troman sabe cómo resolver el problema: interpretó una pequeña cadencia para unir las dos secuencias durante la cual hizo sonar, en los momentos apropiados, los dos acordes prescritos por Bach. Sencillo, pero ingenioso y ajustado a lo que seguramente Bach habría hecho .

La conclusión es evidente. Ahora que los instrumentistas convencionales tienen indicaciones claras sobre cómo ajustarse al estilo barroco, utilizar cuerdas de tripa para interpretar esta música es secundario. Lo importante es tener ideas musicales ingeniosas.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *