RAQUEL ANDUEZA Y LA GALANÍA EN “HAZ EL AMOR Y NO LA GUERRA” EN BALUARTE CÁMARA

“Haz el amor y no la guerra”

Miércoles, 26 de Febrero de 2020. Sala de Cámara del Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Ensemble La Galanía (Raquel Andueza, soprano; Pablo Prieto, violín; Manuel Vilas, arpa de dos órdenes; Pierre Pitzl, guitarra barroca; Jesús Fernández Baena, tiorba; David Mayoral, percusión). El baile perdido: Recuperación de bailes perdidos del siglo XVII. Danzas anónimas del siglo XVII en reconstrucciones musicológicas realizadas por Álvaro Torrente. Concierto inscrito en la Temporada Baluarte Cámara 2020.

_______________________________

La Historia de la Música occidental, tal como se ha entendido en los círculos académicos, es la Historia de las músicas de las que nos han llegado testimonios escritos. Muchos analistas musicales han desarrollado un gran apego a las partituras, como si las notas escritas en una hoja de papel pautado constituyeran la música misma y no fuera necesario que los intérpretes participaran para su realización. Esto simplifica claramente su estudio, pero el hecho es que así perdemos información muy valiosa. Hasta 1750, las partituras musicales nos han llegado con muchas lagunas y es tarea de musicólogos e intérpretes reconstruir los materiales de la mejor manera posible, consultando en todo tipo de fuentes que podamos encontrar para resolver los detalles que los compositores consideraban obvios, pero que ya no forman parte de nuestro patrimonio musical. En algunos casos, a algunas de estas fuentes se les ha concedido poca importancia, pero son esenciales para descubrir el mundo sonoro de otras épocas.

El concierto que nos ocupa es un caso paradigmático. El programa estaba formado por danzas cantadas con música de autor anónimo surgidas en España en el siglo XVII, (en algunos casos los autores de los textos son conocidos e incluso importantes, como Cervantes, Lope de Vega y Quevedo). Son danzas de carácter animado y basadas en patrones de acompañamiento muy concreto que, a buen seguro, en el siglo XVII se improvisaba sobre la marcha y ahora no está fijado como tal en una partitura. Los textos de algunas de las danzas debieron de causar sensación allá donde se escucharon y, tal como dice Raquel Andueza en sus presentaciones, eran lógicos los recelos de la censura. Es especialmente notable a este respecto “Una batalla de amor”, que relata una lucha entre un caballero y una dama en el lecho de manera perfectamente explícita. A lo largo de la sesión, se escucharon pavanas, chaconas, zarabandas, seguidillas, folías y otras danzas sin un nombre explícito, pero todas ellas con un carácter rítmico de gran pujanza y muchas de ellas con textos de contenido complicado en el siglo XVII. El responsable musicológico de este concierto, Álvaro Torrente, es un gran especialista en la música española del siglo XVII y gracias a su trabajo este espectáculo ha podido ver la luz.

En cuanto a La Galanía, ofreció una actuación muy completa, como era de suponer. Raquel Andueza volvió a demostrar que éste es su hábitat natural y, en el contexto reducido de la Sala de Cámara, pudimos disfrutar de su voz. Además, la capacidad de Andueza a la hora de dar la intención conveniente a los textos fue evidente. La artista se acompaña de grandes especialistas en la materia. Los demás instrumentistas de La Galanía llevan colaborando con ella desde hace años y desde el principio se puede ver el gran trabajo conjunto de la agrupación, empezando por Jesús Fernández Baena, que desde la tiorba ofrece la base más firme sobre la que se establece todo lo demás.

En conjunto, fue una sesión muy interesante, que concluyó con “Sé que me muero”, el único fragmento en español de El burgués gentilhombre de Lully. Fue un cierre muy adecuado para un concierto inspirado en las andanzas amorosas de otras épocas y que nos recuerda que el amor siempre está de actualidad.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *