LA SECCIÓN DE CÁMARA DE LA OSN RECORRIDO POR “PARÍS 1900” EN CIVICAN

“París 1900”

Miércoles, 12 de febrero de 2020. Auditorio del Centro Civican de Pamplona. Yorrick Troman y Daniel Menéndez, violines. Iustina V. bumbu, viola. Carlos Frutuoso, violonchelo. Xavier Relats, flauta. Elisa López, clarinete. Marion Desjacques, arpa. Maurice Ravel: Introducción y allegro para flauta, clarinete, arpa y cuarteto de cuerda, (1905). Claude Debussy: Primera rapsodia para clarinete y conjunto de cámara, (1911). Albert Roussel: Serenata para flauta, arpa y trío de cuerda, Op. 30, (1925). Maurice Ravel: Tzigane, (versión para flauta, arpa y trío de cuerda de Yorrick Troman), (1924). Concierto perteneciente al Ciclo En clave de #F organizado por la Orquesta Sinfónica de Navarra.

_________________________________

Sigue con gran éxito de público el ciclo de cámara de la Orquesta Sinfónica de Navarra, instalado en el salón de actos del Centro Civican. Al contrario que en las dos citas anteriores, centradas en agrupaciones camerísticas de amplia tradición, (trío de cuerda y cuarteto de cuerda), en esta ocasión se presentaba un septeto formado por miembros de la Sinfónica de Navarra en una combinación un tanto inhabitual: flauta, clarinete, arpa y trío o cuarteto de cuerda, según las obras. El eje central confesado del concierto era los compositores franceses de finales del siglo XIX y su relación con el Premio de Roma, máximo galardón que se concedía en la música francesa y que ofrecía al agraciado una estancia con todos los gastos pagados en la Villa Medicis de Roma con la única obligación de componer unas pocas obras. Esta competición sobrevivió hasta 1945 y sus tribunales representaron siempre lo más académico de la música francesa en cada momento, de manera que algunos autores importantes consiguieron el galardón haciendo importantes concesiones (Hector Berlioz, Claude Debussy), y otros nunca lo lograron. El caso más sangrante es el de Maurice Ravel, que se presentó cinco veces y tras varios segundos puestos, fue descalificado en su último intento por cumplir en plena competición los treinta años de edad, lo que causó un importante escándalo en la prensa musical del momento favorecido por los partidarios de Ravel.

Así pues, el concierto se iniciaba y concluía con sendas obras de Ravel. Introducción y Allegro es una obra estrictamente contemporánea de la última participación de Ravel en el Premio de Roma; muestra a un compositor con lenguaje plenamente desarrollado, con el refinamiento característico de su estilo. Tzigane, una obra muy posterior, se escuchó en un peculiar arreglo realizado ad hoc por el violinista del conjunto, que enfatizaba las influencias folklóricas gitanas de la pieza. La Rapsodia de Debussy, compuesta para las pruebas de acceso al Conservatorio de París, es mucho más que una obra de simple exhibición para el clarinete solista y la Serenata de Albert Roussel, un autor contemporáneo a los demás pero mucho menos conocido, es comparativamente más denso, a la vez más neoclásico y brumoso que el resto del repertorio.

Todo el concierto fue muy bien servido por los instrumentistas de la Sinfónica de Navarra. Xavier Relats mantiene el sonido amplio y profundo que exige a los flautistas la música francesa. Elisa López mostró un sonido de imponente presencia, lleno de personalidad, como también se necesita en este repertorio. Marion Desjacques dotó a sus intervenciones de gran personalidad, con un arpa muy presente y llena de poesía, aunque también con tensión suficiente. Los instrumentistas de cuerda tenían un papel comparativamente menor, pero Yorrick Troman se hizo cargo de la parte solista de la Tzigane, escapando del academicismo de los virtuosos clásicos y ofreciendo una visión muy libre de la música, ligada a su origen popular, sin necesidad de exageraciones.

Así pues, el tercer concierto de este ciclo camerístico de la Sinfónica de Navarra se vio coronado con el éxito: gran presencia de público, abundantes aplausos, etc. En fin, un buen recorrido por algunos de los principales autores residentes en París en torno a 1900.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *