RAQUEL ANDUEZA CON LA SINFÓNICA DE NAVARRA “PARA EL GRAN PUBLICO” EN BALUARTE

“Para el gran público”

Viernes, 17 de Enero de 2020. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Ellinor d’Melon, violín. Raquel Andueza, soprano. Orquesta Sinfónica de Navarra. Manuel Hernández-Silva, director. Édouard Lalo: Sinfonía española, Op. 21, (1874). Xavier Montsalvatge: Cinco canciones negras, (versión para soprano y orquesta realizada por el compositor en 1949), (1945). Claude Debussy: Pequeña suite, L. 65, (versión orquestal realizada por Henri Büsser en 1907), (1889). Joaquín Turina: Danzas fantásticas, Op. 21, (versión orquestal realizada por el compositor), (1919). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Navarra 2019-2020.

____________________________

El primer concierto de abono de la Orquesta Sinfónica de Navarra en este año 2020 era, sin duda, una de esas citas pensadas sobre todo para el gran público. Las obras presentadas en esta sesión eran atractivas, especialmente coloristas y muy indicadas para introducir a nuevos oyentes de música clásica. A los aficionados más tradicionales de Pamplona les habrá alegrado volver a escuchar la Sinfonía española de Édouard Lalo, (una obra de alto virtuosismo violinístico en la que Pablo Sarasate lució durante años algunas de sus mejores armas), y quienes gustan de contar con intérpretes navarros han podido escuchar a Raquel Andueza con la Orquesta Sinfónica de Navarra.

Como decíamos, la Sinfonía española de Lalo ejemplifica muy bien lo que Sarasate buscaba cuando encargaba obras para violín solista: oportunidades para lucir cantabilidad y un sonido terso y brillante, agilidades y espectacularidad en los movimientos rápidos y, algo muy importante, una orquesta no especialmente intervencionista, pero tampoco pasiva. Édouard Lalo fue uno de los compositores que mejor entendieron lo que se esperaba y además uno de los más beneficiados en su colaboración con Sarasate, junto con Max Bruch. Pero esta Sinfonía española es una obra que, en determinados contextos, puede hacerse larga, pues abundan las repeticiones y hay que ofrecer variedad suficiente. En el concierto que nos ocupa, tanto Ellinor d’Melon como Manuel Hernández-Silva realizaron una gran labor. La violinista posee un sonido rotundo y capacidad tanto para el canto como para la pirotecnia más compleja; ofreció la sal y pimienta necesaria y nos dejó una muy buena impresión. Confiamos en poder escucharle en Pamplona otras obras de mayor alcance. Eso sí, resultó sorprendente observar cómo comprobaba una y otra vez la afinación al final de cada movimiento, teniendo en cuenta que ninguna de las cuatro secuencias iniciales es especialmente extensa. Manuel Hernández-Silva quiso dotar a su acompañamiento de más presencia y drama de lo habitual en esta obra; por momentos logró resultados muy convincentes, sobre todo en el primer movimiento, aunque a veces los metales tendieron a sobrepasarse en exceso. En todo caso, la versión fue celebrada con toda justicia.

En la segunda parte, Raquel Andueza interpretaba las Cinco canciones negras de Xavier Montsalvatge, en las que el autor catalán buscó inspiración en la habanera y los poetas y ritmos latinoamericanos. No es éste un ciclo que convenga especialmente a Raquel Andueza, pues para estas obras se necesita una voz de mayor empaque. Aun así la cantante navarra buscó su propia vía para aproximarse a las canciones y logró algunos momentos importantes como el “Punto de habanera”.

El resto de la segunda parte funcionó muy bien. Manuel Hernández-Silva demostró claramente la sensualidad de la versión orquestal de la Pequeña suite de Debussy, (hubo momentos deliciosos en la primera secuencia, “En bateau”), y el primer movimiento de las Danzas fantásticas de Turina estuvo cargado de embrujo.

En conjunto, fue un concierto ideal para acercarse a la música clásica, en el que hemos descubierto a una joven violinista. Por lo demás, obras de exhibición orquestal como las que había en la segunda parte siempre causan un efecto inmediato.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *