LA CUERDA DE LA SINFÓNICA DE NAVARRA “UNA CONVERSACIÓN INESTABLE” EN CIVICAN

Una conversación inestable

27 de noviembre. Civican. Concierto inscrito en el Ciclo En Clave de #F de la Orquesta Sinfónica de Navarra 2019-2020. Nikola Takov y Grazyna Romanczuk, violines. Robert Pajewsky, viola. Dorota Pajewska, violonchelo. Ludwig van Beethoven: Cuarteto de cuerda número 4 en Do menor, Op. 18 número 4, (1800). Cuarteto de cuerda número 8 en Mi menor, Op. 59 número 2, (Cuarteto Razumovsky número 2), (1808).

_________________________

Dentro de las agrupaciones camerísticas, ninguna ha tenido una Historia tan ilustre como el cuarteto de cuerda compuesto por dos violines, viola y violonchelo. El género del cuarteto de cuerda se desarrolló desde 1750 gracias a las aportaciones de Haydn, Boccherini y Mozart, se asentó gracias al fundamental ciclo de las 16 obras compuestas por Beethoven para la formación y continuó su andadura, aunque con altibajos, en el siglo XIX. A comienzos del siglo XX se produjo un renacimiento del cuarteto, con ejemplos importantes escritos por los compositores más ilustres (Debussy, Ravel, Schönberg, Webern, Bartok, Janácek), e incluso aún podemos decir que, dentro de los géneros musicales tradicionales, quizá haya sido el cuarteto de cuerda uno de los que mejor han sobrevivido, incluso entre los autores de vanguardia.

Por eso, era más que lógico que el nuevo ciclo camerístico incluyera la actuación de un cuarteto de cuerda, y también era procedente que, dado que en 2020 se cumplirán 250 años del nacimiento de Beethoven, esa actuación se dedicara a la fundamental contribución del genio de Bonn, ofreciendo dos cuartetos de épocas diferentes en su trayectoria. Además, este ciclo de cuartetos beethovenianos marca una nueva dirección en la escritura cuartetística. La célebre definición de Goethe, (“un cuarteto de cuerda es como una conversación entre cuatro personas bien educadas”), en el caso de Beethoven no es del todo válida. En sus obras, los instrumentos se responden, se interrumpen sin disimulo y las jerarquías, que todavía existían en época de Haydn y Mozart, tienden a desaparecer. La conversación se vuelve inestable.

Se abría la sesión con el Cuarteto número 4, todavía inscrito en la Op. 18 del compositor, una colección de estilo generalmente clásico. Sin embargo, esta obra empieza a mostrar aspectos del Beethoven posterior, por su escritura oscura, su tendencia al dramatismo en los movimientos extremos y el sentido del humor, algo siniestro, del Minueto que hace de tercer tiempo. El movimiento más complicado de entender es el segundo, que preludia el equivalente de la Primera Sinfonía por su aire aparentemente académico. Los cuatro músicos de la Sinfónica de Navarra encargados de la interpretación demostraron absoluta compenetración y abordaron la obra desde un enfoque enérgico y dramático, más que procedente en conjunto, respetando el diferente carácter del segundo movimiento. Los leves errores técnicos que se dieron en el Finale, explicables dado el tempo apresurado que se adoptó, no disminuyen la calidad de una interpretación muy lograda en conjunto.

Se cerró el programa con el mucho más ambicioso Cuarteto número 8, segundo de los dedicados al Conde Razumovsky, embajador ruso en Viena. Se trata de una obra mucho más libre en lo formal, con melodías más esquivas ya desde el primer movimiento y con un tiempo lento ampliamente desarrollado y de gran hondura. La interpretación de la formación de la OSN fue igualmente muy completa, sacando asimismo el sentido del humor de los dos movimientos finales. Fue muy destacable la manera en que, en el Trío del Scherzo, pudo escucharse la cita del tema popular ruso que sesenta años después aparecerá en Boris Godunov de Mussorgsky. En conjunto, fue un concierto de gran nivel donde, además, fue muy destacable la presencia de un público que llenó la sala de Civican. Confiamos en que este éxito continúe, porque el nivel musical y el carácter divulgativo de estos conciertos están siendo hasta ahora muy importantes.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *