Leioa Kantika Korala María Bayo Rumon Gamba 29/09/2014

Didactismo

 

Lunes, 29 de Septiembre de 2014. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. María Bayo, soprano. Leioa Kantika Korala. Basilio Astúlez, director del coro. Orquesta Sinfónica de Euskadi. Rumon Gamba, director. Francisco Ibáñez: Juegos de otoño, (2003). Jesús Guridi: Seis canciones castellanas, (arreglo para voz y orquesta realizado por Erik Freitag), (1939). Piotr Illyich Tchaikovsky: Sinfonía número 3 en Re mayor, Op. 29, (Polaca), (1875). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Euskadi 2014-2015.

 

Desde la Edad Media, los coros infantiles y juveniles han cumplido una función importante. Han sido fundamentales para introducir a los niños y jóvenes en la música. Esto es ahora tan cierto como cuando Guido de Arezzo inventó en el siglo XI su método para aprender rápidamente el repertorio gregoriano. Por eso, las escolanías tienen una importancia fundamental, como lo tiene la educación musical en general, y es muy estimulante que la Orquesta Sinfónica de Euskadi se anime a dar protagonismo a la Coral de Leioa, un conjunto realmente magnífico.

En el concierto que nos ocupa, interpretaron Juegos de otoño de Francisco Ibáñez, una obra dividida en tres secciones de las cuales las dos extremas tienen un cierto sabor impresionista y un componente melódico importante, y la sección central tiene algo del primitivismo de La consagración de la primavera. Es una obra efectiva, bien escrita y en la que la coral pudo lucir su empaste y su afinación, acompañada por un profesional Rumon Gamba y una Orquesta Sinfónica de Euskadi en buen estado de forma.

Pensándolo bien, el didactismo es asimismo una de las cualidades más importantes que debe tener un director de orquesta. Una de las funciones del director es explicar bien la estructura de las obras, especialmente si como ocurre en el caso que nos ocupa, se trata de una sinfonía que se interpreta pocas veces. En efecto, la Tercera Sinfonía de Tchaikovsky es la menos popular de las seis que escribió el compositor ruso, y probablemente con razón. La obra no tiene la inspiración de las tres sinfonías siguientes, y parece beber en demasiados momentos de las influencias de compositores pasados.

Así pues, Rumon Gamba planteó una versión enérgica, destacando los contrastes entre los temas y la estructura general de la obra. Dentro de unos tempi vivos, consiguió que en ningún momento se perdiera la tensión y mantuvo el interés de una obra que, en otras manos, podría parecer algo impersonal. Para haber llegado a una interpretación realmente excepcional, Gamba tendría que haber limado algunos detalles, como plantear con más ceremonia la polonesa inicial del Finale, que da el sobrenombre a la obra. Seguramente muchos miembros del público habrán descubierto así una obra que, por lo demás, se interpreta muy poco.

Las Seis canciones castellanas de Jesús Guridi constituyen un ciclo de gran interés, que evidencia la influencia de la música popular en la obra del vitoriano. Su escritura central es propicia para el estado vocal actual de María Bayo, pero la soprano navarra no tuvo una gran intervención, si bien en las canciones más intimistas consiguió momentos de cierta inspiración. Las orquestaciones de Erik Freitag funcionan bien, pero no muestran familiaridad con la manera en la que orquestaba Guridi sus propias obras. Rumon Gamba acompañó con diligencia, y la interpretación fue acogida sin especial entusiasmo, aunque sí con suficiente calidez como para que María Bayo repitiera la segunda canción del ciclo.

En conjunto, fue un concierto en el que prevaleció el sentido didáctico: el de la orquesta, al incluir en su programación a una escolanía y dar oportunidad a sus miembros de disfrutar de una experiencia muy enriquecedora, y el del director, que supo iluminar una obra poco conocida de Tchaikovsky hasta hacerla parecer más interesante de lo que realmente es.

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *