LA ORQUESTA SINFÓNICA DE EUSKADI Y EL ORFEÓN CON «LA OBRA ETERNA» EN BALUARTE

CLÁSICA Xabier Armendáriz

«La obra eterna»

Martes, 29 de marzo de 2022. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Olga Pasichnyk, soprano. Johann Kristinsson, barítono. Orfeón Pamplonés. Igor Ijurra, director del coro. Orquesta Sinfónica de Euskadi. Georg Mark, director. Johannes Brahms: Un réquiem alemán, Op. 45, (1868). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Euskadi 2021-2022.

____________________

En el caso de Johannes Brahms, parece algo apresurado afirmar que tal o cual obra presenta la esencia de su música en su forma más completa. Sin embargo, si hubiese que elegir una obra que resuma de manera definitiva las características de Johannes Brahms como compositor, Un réquiem alemán sería con toda seguridad una de las candidatas que cuenta con más argumentos. Mikel Chamizo dedica buena parte de sus notas al programa a reflexionar sobre las inclinaciones espirituales y religiosas de Brahms y tocando los aspectos musicales de manera menos pormenorizada. Con todo, Un réquiem alemán no sólo fue la obra que permitió a Brahms ganar la independencia económica necesaria para vivir desahogadamente de la composición, sino que también demuestra su estilo personal y su miscelánea de elementos tradicionales y renovadores. En Un réquiem alemán, se observa el dominio del contrapunto heredado de Bach, así como una “puesta al día” de los valores de la retórica musical barroca. Pero también se puede observar su siempre compleja escritura coral, su don melódico y sus curiosas ideas en materia de orquestación, como puede verse en el timbal que acompaña constantemente el pasaje fugado que cierra la tercera de las siete secuencias de la obra.

Con todo, lo que ha asegurado la actualidad permanente de Un réquiem alemán son sus textos. Disquisiciones teológicas al margen, hablamos de pasajes bíblicos repletos de imágenes muy poderosas y que, en momentos como los que vivimos, producen de por sí una intensa emoción. Un réquiem alemán no es una composición sólo beatífica o consoladora, sino un crisol mucho más complejo que también se hace eco de las inquietudes más profundas de los seres humanos.

En el concierto que nos ocupa, Georg Mark demostró, al frente de la Orquesta Sinfónica de Euskadi, ideas firmes sobre cómo interpretar esta obra. No rehuyó los momentos más dramáticos; en el comienzo del segundo movimiento, la marcha hacia los clímax de la sección inicial fue implacable, con un tempo más bien lento muy apropiado. Pero si algo caracterizó la versión de Georg Mark fue su coherencia, pues todas las transiciones fueron muy bien medidas y nunca se permitió que la tensión o el tempo decayera. Sólo en el quinto movimiento el tempo resultó quizá demasiado rápido, pero había que atender las necesidades de Olga Pasichnyk.

Olga Pasichnyk no realizó una buena actuación. La voz tiene un volumen limitado, el fraseo no tuvo continuidad suficiente y los agudos resultaron algo esforzados. Sí fue muy convincente la actuación de Johann Kristinsson, barítono de voz contundente y que destacó sobre todo por su clarísima dicción del texto. El Orfeón Pamplonés hizo una de las mejores interpretaciones de Un réquiem alemán que le recordamos en tiempos recientes. Tras un comienzo donde las sopranos mostraron ciertas dudas al buscar los agudos, todo se asentó definitivamente en el segundo movimiento y desde entonces la parte coral funcionó a la perfección. Como suele ser habitual, las secciones masculinas del coro destacaron por su contundencia y determinación.

En conjunto, fue un concierto emocionante, donde se pudo escuchar, una vez más, la obra eterna de Johannes Brahms como es Un réquiem alemán, también con la mirada puesta en las víctimas de la guerra de Ucrania, por quienes se guardó un minuto de silencio. Conciertos como éste nos demuestran, de nuevo, el poder de la música para reflexionar sobre los aspectos más existenciales de los seres humanos.

Comparte la entrada de Xabier Armendáriz

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.