LA ORQUESTA SINFÓNICA DE EUSKADI INTERPRETA UN “WAGNER ÍNTIMO” EN BALUARTE

“Wagner íntimo”

ORQUESTA SINFÓNICA DE EUSKADI

Miércoles, 4 de noviembre de 2020. Sala Principal del Palacio Euskalduna de Bilbao. Rinat Shaham, soprano. Orquesta Sinfónica de Euskadi. Michel Tabachnik, director. Richard Wagner: Idilio de Sigfrido, WWV 103, (1870). Cinco canciones sobre textos de Matthilde Wesendonck, WWV 91, (orquestaciones realizadas por Felix Mottl y Richard Wagner), (1857). Wolfgang Amadeus Mozart: Sinfonía número 35 en Re mayor, KV 385, (Haffner), (1782). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Euskadi 2020-2021, ofrecido a través de ETB-2.

____________________________

El 25 de diciembre de 1870, Cosima Liszt se despertó con una agradable sorpresa. Un conjunto de trece instrumentistas ocupaba la escalinata de entrada de la Villa Tribschen, cerca de Lucerna, lugar en el que residía junto con su reciente segundo marido, el compositor Richard Wagner. Este conjunto interpretaba una partitura desconocida, aunque en ella aparecían motivos de la ópera Sigfrido, un drama musical que Wagner aún no había terminado y que formaría parte de su tetralogía escénica El anillo del nibelungo. La obra era, por supuesto, el Idilio de Sigfrido. Al terminar la interpretación, Wagner le regaló a Cosima la partitura de la nueva composición, escrita para celebrar el trigesimotercer cumpleaños de ella y el nacimiento del primer hijo varón de la pareja, de nombre Siegfried. Como no puede ser de otra manera, desde entonces esta obra tiene una significación muy especial para la familia Wagner.

No es habitual escuchar el Idilio de Sigfrido en la instrumentación original para trece solistas, (las mejores grabaciones de esta versión son las de Georg Solti y Otto Klemperer, sin duda), pero el segundo concierto de temporada de la Orquesta Sinfónica de Euskadi permitió escuchar en directo a los abonados vitorianos, bilbaínos y donostiarras la obra en su versión para orquesta de cámara. La sesión se vio muy influida por la situación actual, pues lo que debía haber sido un concierto de preludios y oberturas de Wagner realmente inhabituales en Pamplona se convirtió en una velada más íntima, que los aficionados pamploneses sólo hemos podido escuchar ahora gracias a la retransmisión de ETB. El encargado de la sesión fue Michel Tabachnik, un director de amplia experiencia que, en el Idilio de Sigfrido, realizó un magnífico trabajo, de tempi muy moderados y fraseo de alta sensibilidad, especialmente conforme se acercaba el final de la composición.

También respeta muy bien el carácter intimista la versión orquestal de los Wesendonck-Lieder, un ciclo escrito sobre textos de Matthilde Wesendonck, esposa del principal protector de Wagner durante su exilio suizo y posiblemente amante del compositor. Y Michel Tabachnik realizó nuevamente una labor de batuta importante en una partitura poco propicia para los directores. No resulta tan fácil, sin embargo, opinar de manera concluyente sobre Rinat Shaham, pues a través de la retransmisión televisiva era difícil comprobar la abundancia o riqueza de medios de su caudal vocal, ambas cuestiones importantes cuando hablamos de la producción de Wagner. Eso sí, su interpretación de la obra fue en general musical y bien encaminada.

No concitó tanto interés la Sinfonía número 35 de Mozart que completó la sesión. Tabachnik ofreció una interpretación realmente atlética, con tempi muy veloces en los dos primeros movimientos. No hubo problemas por supuesta falta de claridad, pero al segundo movimiento le faltó un mínimo de serenidad que habría sido necesario para que las melodías tomaran vuelo. El movimiento conclusivo aumentó el nivel y cerró la interpretación de la sinfonía en alto, pero no fue suficiente para quitarnos el recuerdo del segundo movimiento. En conjunto, fue un concierto de la Orquesta Sinfónica de Euskadi que sirvió para reivindicar al Wagner más íntimo, que aparece de manera realmente ocasional y desafía los tópicos sobre su figura.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *