La fama de los instrumentos antiguos se disipa

La fama de los instrumentos antiguos se disipa

 

Una investigación realizada en Francia ha constatado que, con toda probabilidad, la fama de la que hoy gozan los instrumentos conservados producidos por Amati, Stradivarius y los constructores cremoneses del siglo XVII es un tanto excesiva. Doce violinistas internacionales fueron sometidos a la prueba de tener que escoger entre diez modelos de violines, antiguos y modernos, para sustituir a los que ya poseían en una hipotética gira. Se les dio oportunidad de ensayar a estos violinistas en dos salas de conciertos de características diferentes durante una hora, con todos los instrumentos, y cambiando el aspecto de los violines modernos para que no se notara la diferencia en la antigüedad de los diferentes instrumentos. El resultado fue que más de la mitad de los solistas escogieron los modelos más modernos frente a los antiguos. Ya hace dos años se había realizado una investigación similar con los mismos resultados, pero entonces se adujo que los violinistas escogidos habían sido simples aficionados. Esta investigación, por tanto, quería demostrar que esa variable no habría cambiado el resultado del experimento anterior, lo que se ha conseguido. Ahora habría que comprobar si, en efecto, una prueba a ciegas realizada con el público de conciertos daría el mismo resultado…

 

 

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *