Aldave Mussorgsky Tchaikovsky Jose Miguel Pérez Sierra 11/03/2014

Brujería

 

Martes, 11 de Marzo de 2014. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Orquesta Sinfónica de Euskadi. Jose Miguel Pérez Sierra, director. Pascual Aldave: Aquelarre II: La dama de Urtubi, (1996). Modest Mussorgsky: Una noche en el Monte Pelado, (arreglo realizado por Nikolai Rimsky-Korsakov en 1886), (1867). Piotr Illyich Tchaikovsky: Francesca de Rímini, fantasía sinfónica sobre Dante Op. 32, (1876). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Euskadi 2013-2014.

 

El concierto que nos ocupa de la Orquesta Sinfónica de Euskadi tenía un indisimulado hilo conductor: la transgresión. En los aquelarres y reuniones de brujos presentes en la creencia popular hasta hace poco, no sólo se realizaban sortilegios, sino también orgías y diversiones prohibidas por la Iglesia. Los amores de Francesca de Rímini eran incompatibles con una moral medieval asimismo rígida. Todos estos han sido argumentos recurrentes como inspiración de obras musicales. ¿Hasta qué punto se viviría esa sensación de transgresión en este concierto?

Aquelarre II es obra de Pascual Aldave, compositor navarro y ligado a Pamplona por muchos motivos, no siendo el menor de ellos su amplia etapa como director del Conservatorio Superior. Es, pues, sorprendente que haya tenido que ser la Orquesta Sinfónica de Euskadi la que se acuerde de su música sinfónica. La dama de Urtubi muestra una considerable variedad de estilos. El primer movimiento es una suerte de vals diabólico en donde el extremo agudo del clarinete y sus alucinadas intervenciones tienen mucha importancia. Hay sin embargo movimientos de lirismo romántico, y también momentos en donde la sombra de Remacha puede verse con toda claridad. El material folclórico o folclorizante está presente a lo largo de la obra, y sirve como hilo conductor. A la postre, este aquelarre parece en muchos momentos más festivo que siniestro, o al menos así lo mostró Pérez Sierra con su interpretación, rítmicamente precisa y convencida en todo momento de la valía de la obra.

Dice Mikel Chamizo en las notas al programa, y no sin razón, que Una noche en el Monte Pelado en el arreglo de Rimsky-Korsakov es técnicamente más logrado que el original de Mussorgsky del que parte. Siendo esto verdad, sin embargo, la orquestación más primitiva del original de Mussorgsky es más salvaje y primitiva, y describe mejor la atmósfera fantasmal y diabólica del aquelarre. Podía haber sido ésta una buena ocasión de escuchar el original de Mussorgsky, pero después de oír esta interpretación de Pérez Sierra de la revisión de Rimsky, queda claro el porqué de la elección. En manos de Pérez Sierra, la brillantez de la orquestación rimskiana permaneció incólume, pero en ningún momento se corrieron riesgos, y pareció que la precipitación que demanda la vertiente orgiástica de la página estaba ausente. La interpretación levantó el vuelo en el amanecer final, un añadido de Rimsky, que sonó con gran lirismo y atención a los detalles.

Finalmente, Francesca de Rímini de Tchaikovsky se basa en el Infierno de Dante, narrando la historia de esta mujer que, después de verse obligada a casarse, es sorprendida en flagrante delito con el hermano de su marido. Nuevamente, Pérez Sierra pareció más cómodo en la sección lírica central de la obra, momento en donde el fraseo resultó muy hermoso. En las secciones extremas, sin embargo, la caldera del infierno parecía arder a medio gas; faltaba el dramatismo que la obra exige.

En conjunto, fue sin duda un programa muy bien planteado, en donde Pérez Sierra supo defender la obra de Aldave y demostró buen oficio al interpretar las obras de la segunda parte. Con todo, tanto los brujos de estos aquelarres como las calderas del infierno parecían domesticados. ¿Acaso hemos perdido esa capacidad de imaginación y de sorpresa, viviendo como vivimos en un mundo en donde todo puede ocurrir?

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *