Entrevista a Juanjo Mena

Entrevista a Juanjo Mena

 

El director de orquesta Juanjo Mena es, a día de hoy, uno de los directores españoles más cotizados en el extranjero. Titular actual de la Orquesta BBC Philharmonic de Manchester, mantiene una intensa actividad en Europa y América trabajando con algunos de los conjuntos más renombrados del mundo, como las Orquestas Sinfónicas de Boston y Chicago, la Orquesta Nacional de Francia o la Filarmónica de Oslo, entre otros conjuntos. Aprovechando su paso por Pamplona durante la gira que está realizando la Orquesta BBC Philharmonic de Manchester, el maestro ha tenido a bien conceder una entrevista a www.eloidocritico.com, en la que desgrana algunas claves del concierto que ofrece en Pamplona y algunos de sus proyectos futuros.

 

Pregunta: Se abre el concierto con la BBC Philharmonic en Pamplona con una obra inusual: la obertura de Scapino de William Walton. ¿cómo has escogido esta obra?

Respuesta: Es verdad que normalmente no se toca; ni siquiera en Inglaterra es habitual. Pero queríamos llevar una obra de música inglesa, no necesariamente muy conocida, y esta obertura está llena de contrastes. Yo creo que gustará al público.

P.: Y después, llega un concierto tan conocido como el de Mendelssohn. Sin duda, una gran obra…

R.: Bueno, de hecho finalmente ha habido un cambio. Julia Fischer ha tenido un accidente y no ha podido venir a esta segunda parte de la gira. Contamos ahora con Boris Belkin, otro gran violinista. Con él hacemos el otro concierto que llevábamos para el resto de la gira, el Primer Concierto de Max Bruch, una obra que normalmente también se toca bastante poco.

P.: Y que además mantiene también la conexión inglesa…

R.: Sí, es verdad. También Max Bruch tuvo su relación con Londres. Pero sobre todo es una obra de estilo muy brahmsiano, también técnicamente muy brillante y que gustará al público.

P.: Y para terminar, nada menos que el Concierto para orquesta de Bartok.

R.: Sí, es una obra tremendamente difícil para todos los miembros de la orquesta. Pero es un privilegio poder hacer este tipo de programas con una orquesta como ésta. El otro programa de la gira es más convencional, con Romeo y Julieta y la Primera Sinfonía de Mahler. Ya que tenemos la posibilidad de hacer estos programas más comprometidos, ¿por qué no hacerlo?

P.: Uno de los grandes hitos de tu carrera en estos últimos meses ha sido la interpretación de la Sinfonía Alpina de Richard Strauss con las dos orquestas de Manchester. ¿Cómo surgió la iniciativa?

R.: La verdad es que fue muy bonito. En este curso, se hizo un festival Richard Strauss en Manchester en el que se programaron los poemas sinfónicos y muchos lieder para orquesta, y se terminó con este concierto del que hablamos. Cada tres años la Hallé y la BBC Philharmonic programan un concierto conjunto. La vez pasada, fue en medio de un ciclo de sinfonías de Mahler, y las dos orquestas se unieron para hacer la Octava Sinfonía con Mark Elder. Ahora, para este Strauss, me tocaba a mí. Tomamos a los solistas de las distintas secciones de ambas orquestas, los mezclamos y creo que el sonido resultó más denso y compacto…

P.: ¿Cuáles son los proyectos de futuro?

R.: La verdad es que el año que viene tengo una temporada americana muy completa. Abro en el Hollywood Bowl, toco en Boston y en Chicago, debuto en Nueva York y Filadelfia… Y luego, antes de eso, están las actuaciones en los Promns.

P: Sí, porque además creo que haces en los Proms las Variaciones Enigma, una obra icónica de la música inglesa.

R.: Sí, hago un programa inglés con las Enigma y el Concierto para violín de Moeran, y también hago después un programa con la Quinta Sinfonía de Mahler.

P.: ¿cómo es interpretar las Variaciones Enigma con una orquesta inglesa?

R.: La verdad es que la primera vez que las hice con ellos, teniendo en cuenta que apenas las había interpretado antes, estaba bastante expectante. Al final, creo que lo han tomado muy bien y que les gusta una interpretación más fresca y más abierta, menos inclinada a las tradiciones acumuladas durante tantos años…

P.: Sin embargo, al llegar a la variación Nimrod, has mantenido ese poso de nobleza propio de la música inglesa. En la crítica del concierto en el que las hiciste con la Sinfónica de Navarra, creo recordar que yo hablé de “flema británica” en ese pasaje.

R.: Sí, puede ser; todo se pega. Pero el hecho es que esa variación normalmente se toca demasiado lenta y se le da demasiado drama. Acaba sonando demasiado latina y expresionista. Si te fijas, Elgar y los grandes intérpretes de su música tienden a unconcepto más similar, no tan extrovertido. Me parecía que una vuelta a esa tradición era necesaria…

P.: ¿Y qué hay de proyectos discográficos?

R.: Está ya gestionado para que salga al mercado un segundo disco dedicado a Turina, y acabamos de grabar el ballet Estancia de Ginastera completo, tal conmo lo quería el autor, con toda la recitación al comienzo y todas las partes cantadas. También queremos grabar Panambí, y también será la primera grabación completa del ballet en su versión original, porque incluirá las partes corales de la escena final que normalmente se tocan en versión instrumental…

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *