MARÍA BAYO A “DEJARSE LLEVAR” EN BALUARTE

CLÁSICA Xabier Armendáriz

Dejarse llevar

Sábado, 11 de Mayo de 2019. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. María Bayo, soprano. Ensemble In and Out (Thomas Zimermann, clarinete; Anne-Gabrielle Lia Aragnouet, violonchelo; Mélanie Brégant, acordeón; Thierry Ravassard, piano). Obras de Carlos Guastavino, Héitor Villa-Lobos, Giovanni Braga, Ernesto Lecuona y Astor Piazzola. Concierto inscrito en la temporada de abono de Fundación Baluarte 2018-2019.

_____________________________

Cada cierto tiempo, determinados intérpretes clásicos salen de sus repertorios naturales para buscar nuevas aventuras, a veces con proyectos “de fusión”. Sin ir más lejos, este año hemos tenido diversas muestras en Pamplona, desde el resultado genial de Carlos Mena en el Ciclo de Grandes Intérpretes del Teatro Gayarre al espectáculo ofrecido por las hermanas Labéque en este mismo ciclo de la Fundación Baluarte. Cuando estos conciertos se hacen bien, suponen un gran disfrute para los aficionados.

Estamos acostumbrados a escuchar a María Bayo en repertorios muy concretos, sobre todo ópera y zarzuela barroca, Mozart, Rossini, etc. La trayectoria de la soprano de Fitero ha sido amplia y fecunda y sigue en progreso, como demuestran sus declaraciones para Diario de Navarra en los días previos al concierto. Sin embargo, en esta ocasión se presentaba en Baluarte con un repertorio muy diferente al que habitualmente le hemos escuchado.

El concierto que nos ocupa era una sesión llena de bombones. Se trataba de la última cita musical “clásica” de la temporada, con María Bayo rodeándose de un conjunto ad hoc para hacer un concierto dedicado a la canción latinoamericana. En realidad, ninguna de estas canciones es particularmente conocida, pero este tipo de repertorio entra directamente a los oídos del espectador y cualquier persona puede disfrutarlo. Son canciones de ritmos muy pegadizos, a menudo con esos aires de habanera tan característicos. No faltaron piezas con forma de tango, como las canciones de Piazzola, ni algunas otras con ritmos más marcados y enérgicos. Son piezas cortas, bombones con los que se puede esperar una reacción entusiasta del público. Sin embargo, la recepción final fue relativamente tibia.

María Bayo realizó una actuación ajustada, bien afinada y cantada, con la voz presente y bien colocada en todo su registro. Pero en general se percibía cierta sensación de rigidez, de no terminar de dejarse llevar por estas músicas. Por esta razón, María Bayo consiguió mejores resultados en las canciones más enérgicas, de ritmo más mecánico, y que necesitan menos de ese abandono y esa sensualidad que deben caracterizar buena parte de las melodías escuchadas en la sesión. Fue un acierto la decisión de interpretar estas canciones usando todos los recursos líricos. Después de todo, Bayo es una cantante de ópera, otros intérpretes han conseguido hacer justicia a estas canciones utilizando todo su caudal vocal y los autores que escribieron estas obras son del dominio clásico. Sin embargo, faltó que la intérprete se dejara llevar por el fluir natural de la música. Además, todo el concierto fue llevado con cierta presteza; las pausas entre canción y canción fueron muy breves y, ante una música tan evocadora, es necesario que el público tenga tiempo para degustar plenamente cada una de estas pequeñas joyas, sin prisas.

Los acompañantes de María Bayo para este concierto conformaron un conjunto muy equilibrado y natural. Ellos entendieron el balanceo propio de este repertorio en sus piezas más sensuales, como quedó claro en las obras instrumentales que interpretaron, y fue una lástima que no se consiguiera mantener esa magia en las intervenciones vocales. Los arreglos, de Yves Prin, estaban hechos con gran diligencia.

En conjunto, fue un concierto del que se esperaba mayor intensidad, tratándose de un programa altamente evocador en el que la clave era dejarse llevar.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *