LA ORQUESTA SINFÓNICA DE NAVARRA “ENSAYO SOBRE EL DOLOR” EN BALUARTE

CLÁSICA Xabier Armendáriz

Ensayo sobre el dolor

Jueves, 28 de Marzo de 2019. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Sabina Puértolas, soprano. Maite Beaumont, mezzosoprano. Orquesta Sinfónica de Navarra. Manuel Hernández-Silva, director. Giovanni Battista Pergolesi: Stabat mater, (1734). Piotr Illyich Tchaikovsky: Sinfonía número 6 en Si menor, Op. 74, (Patética), (1893). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Navarra 2018-2019.

_____________________

Hay programaciones que inicialmente sorprenden, pero tienen sentido. Incluir en una misma sesión obras de dos autores como Giovanni Battista Pergolesi y Piotr Illyich Tchaikovsky no parecería a priori una combinación destinada a funcionar. Les separan siglo y medio de existencia y un mundo en materia estética; además, los recursos instrumentales de los que podían disponer uno y otro para sus obras son completamente diferentes. Y sin embargo, este concierto es la idea de programación más brillante que presentaba la Orquesta Sinfónica de Navarra este año.

El concierto que nos ocupa era, por así decir, un ensayo sobre el dolor, una reflexión sobre cómo dos compositores han pretendido representar en música el dolor humano. En el caso de Pergolesi, es la musicalización de la secuencia de Jacopo da Todi, que refleja el dolor de María ante la muerte de Jesús en la cruz; para ello, utiliza los recursos de la retórica musical del siglo XVII. En el caso de Tchaikovsky, es el drama existencial de todos los seres humanos, agravado en su caso por circunstancias personales como su homosexualidad, que hacían que el compositor ruso sintiera una particular incomprensión hacia su persona. Además, son dos obras que crean afición por la música y que potencialmente arrastran al público a Baluarte.

Había un atractivo más, como era contar para el Stabat mater de Pergolesi con Sabina Puértolas y Maite Beaumont, dos cantantes muy experimentadas en este repertorio. Su actuación fue en conjunto muy buena, sobre todo gracias al magnífico empaste entre las dos voces, la de Puértolas más fresca y luminosa, la de Beaumont algo más opaca y velada. Fue un Stabat mater muy bien cantado, claramente teatral (eso no es un defecto en esta obra en concreto) y muy en estilo. Manuel Hernández-Silva no estaba en su terreno y realizó una labor muy medida. Los movimientos con mayores resonancias de danza fueron muy logrados y quizá podíamos haber esperado, si acaso, mayor atención a la manera en que en cada número Pergolesi representa el contenido del texto: una secuencia inicial más lenta y con el bajo de pasos más marcado, unas fugas algo menos aceleradas, etc. Pero el conjunto estuvo muy bien resuelto en general.

La Sexta Sinfonía de Tchaikovsky es el testamento del compositor, una obra terminal y de evidente espíritu trágico. Hernández-Silva lo asumió ya desde el solo de fagot del primer movimiento, tocado con el sentido lúgubre que debe tener. El primer movimiento destacó sobre todo por los pasajes líricos, donde la cuerda fraseó con gran amplitud. El segundo movimiento, esa suerte de vals de cinco tiempos tan particular, fue de lo mejor, con una sección central especialmente angustiosa gracias al tempo más lento. El tercer movimiento fue quizá lo más convencional y la gran ejecución orquestal produjo el habitual aplauso del público. El cuarto movimiento fue un descenso a los infiernos, con un fraseo muy flexible y con silencios dramáticamente muy poderosos. Los aproximadamente veinte segundos que el público tardó en aplaudir fueron imponentes.

En conjunto, era uno de los conciertos más interesantes del abono de la Sinfónica de Navarra y el resultado respondió a las expectativas, algo que ciertamente no era fácil. Conciertos como éste, que encuentran conexiones insospechadas entre los autores, son los que más alegrías procuran a los aficionados

Autor entrada: xabier armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *