AMAURY COEYTAUX (VIOLÍN) Y OSN «VIRTUOSISMO» PURO EN BALUARTE

CLÁSICA Xabier Armendáriz

Virtuosismo

Viernes, 26 de Abril de 2019. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Amaury Coeytaux, violín. Orquesta Sinfónica de Navarra. Manuel Hernández-Silva, director. Piotr Illyich Tchaikovsky: Concierto para violín y orquesta en Re mayor, Op. 35, (1878). Jean Sibelius: Sinfonía número 1 en Mi menor, Op. 39, (1899). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Navarra 2018-2019.

____________________________

Cuando se dice que un intérprete instrumental o vocal es un gran virtuoso, normalmente nos vienen a la mente las cuestiones técnicas. Por ejemplo, un pianista o violinista virtuoso es capaz de resolver sin aparente esfuerzo los pasajes rápidos, por muy endiablados que sean. Sin embargo, el verdadero virtuosismo de un intérprete es más sutil; además de en lo puramente técnico, está en la capacidad de transmitir el mensaje de la obra musical, y pocos instrumentistas son capaces de conciliar ambos aspectos.

El concierto que nos ocupa se iniciaba con el Concierto para violín y orquesta de Tchaikovsky, una de esas obras en las que casi cualquier oyente puede percibir la dificultad intrínseca de su ejecución. Ya desde el primer movimiento abundan los pasajes rápidos con dobles cuerdas, por no citar los fuegos artificiales del Finale, en donde los violinistas deben buscar la brillantez sonora consustancial a esta música. Pero los violinistas no pueden quedarse en eso; el concierto de Tchaikovsky tiene muchos momentos que exigen un fraseo lírico, sobre todo ese segundo movimiento que transmite un intenso dolor, sin espacio siquiera para la desesperación.

Es complicado contar con un violinista que sea capaz de hacer justicia a ambas facetas de la obra, pero en el concierto que nos ocupa Amaury Coeytaux demostró cumplir ambas condiciones con creces. Quedó claro desde que expuso el tema inicial en el primer movimiento, pero lo fue reafirmando conforme avanzó el concierto. Fue muy significativa la cadencia de ese primer movimiento, donde subrayó muy bien la fuerza de los silencios y consiguió crear el aire dramático adecuado para ese momento. La Orquesta Sinfónica de Navarra y Manuel Hernández-Silva ofrecieron un acompañamiento muy atento, que contribuyó a que Coeytaux demostrara toda su capacidad. Fuera de programa, el francés interpretó dos piezas: un movimiento de la Sonata para violín solo número 2 de Eugéne Ysaye y el Largo de la Sonata BWV 1005 de Bach, interpretado con la máxima sobriedad.

Quedaba para la segunda parte la Sinfonía número 1 de Sibelius, una obra juvenil del compositor finlandés en la que todavía asoman las influencias de Tchaikovsky. Sin embargo, ya se notan algunos aspectos característicos de la orquestación sibeliana, sobre todo esas sonoridades ingrávidas construidas con el dúo de flautas y el arpa en el primer movimiento o los poderosos corales de metales en el segundo, que a tantos hacen pensar en el rocoso paisaje finés. Manuel Hernández-Silva es consciente de todo ello y supo ofrecer una versión muy bien construida de la obra, dejando cantar a cuerdas y maderas sus principales temas e impulsando con mucha fuerza el Scherzo. En fin, para quien no conociera bien la Primera Sinfonía de Sibelius, (algo improbable entre los aficionados de la Sinfónica de Navarra, pues se ha ofrecido varias veces en los últimos años), se trataba de una interpretación muy adecuada.

De todas formas, a pesar de una interpretación tan lograda de la sinfonía de Sibelius, al final de la sesión quedaba el recuerdo de una muy buena interpretación del Concierto para violín y orquesta de Tchaikovsky, y el nombre del violinista Amaury Coeytaux, un solista a quien tenemos muchas ganas de volver a oír, algo que pocas veces ocurre incluso con intérpretes mucho más famosos. Coeytaux ha demostrado en Pamplona poseer virtuosismo de verdad y eso es algo poco frecuente.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *