EL CONCIERTO DE PERCUSIÓN Y ORQUESTA DE JESÚS ECHEVERRIA “ACIERTO” CON LA O.S.N. EN BALUARTE

CLÁSICA Xabier Armendáriz

Acierto

Viernes, 15 de marzo de 2019. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Javier Odriozola, percusión. Orquesta Sinfónica de Navarra. Perry So, director. Jesús Echeverría: Concierto para percusión y orquesta, (obra encargo de la Orquesta Sinfónica de Navarra, estreno absoluto), (2018). Igor Stravinsky: Sinfonía en Do (1940). Sergei Prokofiev: Sinfonía número 1 en Re mayor, Op. 25 (Clásica), (1917). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Navarra 2018-2019.

____________________________

En toda temporada sinfónica hay altibajos y, con toda seguridad, hay conciertos que de entrada concitan más o menos el interés de los aficionados de a pie. Este tipo del público, al que le gusta particularmente escuchar su Beethoven y su Brahms sin grandes incursiones en repertorios más recientes, seguramente no tenía este concierto marcado en rojo. Sin embargo, ha sido un concierto muy interesante que ha deparado una nueva obra que merece tener un amplio recorrido en las salas de conciertos.

Se abría la sesión con el Concierto para percusión y orquesta de Jesús Echeverría, encargada por la Orquesta Sinfónica de Navarra y escrita para Javier Odriozola, el solista encargado del estreno. La composición es un concierto con características propiamente clásicas, con sus tres movimientos y su cadencia al final del primero. Se trata de una obra que dispone un completo conjunto de percusión colocado en varios niveles, a través de los cuales el intérprete debe moverse.

El primer movimiento es espectacular, rítmicamente puntuado y presidido por los timbales y el bombo del solista. El tiempo lento es seguramente lo mejor de la obra, sobre todo gracias a su comienzo estático y protagonizado por los efectos del metal; la sección central tiene alguna referencia a la sonoridad sibeliana.

El tercer movimiento es un despliegue espectacular de ritmo y energía, en el que el solista debe moverse a través de todos los instrumentos protagonistas del concierto. Es un concierto muy bien escrito que ofrece verdadero lucimiento a un solista capaz, y Javier Odriozola lo es. Su actuación fue muy completa y el director de la sesión, Perry So, preparó la obra concienzudamente y con gran atención al detalle.

Para completar la sesión, se escucharon dos grandes sinfonías neoclásicas de autores rusos, contemporáneos entre sí pero claramente rivales. Para empezar, sonó la Sinfonía en Do de Igor Stravinsky, compuesta coincidiendo con el exilio estadounidense del autor, una de las composiciones más abstractas y áridas del ruso. Los cuatro movimientos mantienen el espíritu de las formas clásicas propias del siglo XVIII, pero entre tantas irregularidades rítmicas y con una orquestación tan particular no es fácil seguir la forma. En cualquier caso, Perry So condujo una interpretación muy bien organizada, cumpliendo el canon estricto de objetividad propio del compositor. Se puede buscar una articulación más incisiva y ácida, pero el resultado que escuchamos en esta velada fue óptimo en todos los aspectos.

Se cerró la sesión con la Sinfonía número 1 de Prokofiev, una obra juvenil y entusiasta, con su característica imitación del carácter y la forma de las sinfonías de Haydn, aunque con la armonía “puesta al día”. Perry So preparó una interpretación sobria, de tempi generalmente lentos y perfectamente construida, casi en paralelo con lo que hacían con las sinfonías dieciochescas directores como Otto Klemperer y Karl Böhm. Este trazo de tiralíneas se dio sobre todo en los dos primeros movimientos. La Gavota pudo haber ganado con un rubato más marcado y un aire más solemne, pero el Finale fue brillante y virtuoso, sin llegar a acelerarse nunca en exceso.

En conjunto, es probable que el aficionado de a pie no hubiese marcado de entrada este concierto como importante, pero el resultado sonoro ha sido un completo acierto. Los aplausos fueron elocuentes.

Autor entrada: xabier armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *