LA FEDERACIÓN DE COROS DE NAVARRA EN LA IGLESIA SAN ANTONIO: “PAZ”

Paz

Viernes, 2 de Noviembre de 2018. Iglesia de San Antonio de Pamplona. Coro de Cámara de Saarbrücken. Gabriele Basilico, bajo. Oliver Strauch, percusión. Georg Grün, piano y dirección. Obras de Xabier Sarasola, Jakob de Kerle, Ko Matsushita, Georg Grün, Max Reger, Burkhard Kinzler y Arnold Schönberg. Concierto inscrito en el XXIV Ciclo Coral Internacional de la Federación de Coros de Navarra.

Con el mes de Noviembre, llega a Pamplona una cita clásica en el calendario, como es el Ciclo Coral Internacional organizado por la Federación de Coros de Navarra. Cada año, una selección de coros procedentes de todo el mundo realiza una serie de conciertos, (este año 27), distribuidos por la región. Generalmente son coros que provienen de culturas distintas; de hecho, una de las grandes riquezas del certamen suele ser escuchar el sonido coral de agrupaciones provenientes de otras latitudes, que han bebido de tradiciones musicales diferentes a la nuestra.

El concierto que ahora nos ocupa no pertenece a esa categoría. El Coro de Cámara de Saarbrücken, localidad del Suroeste de Alemania, no proviene de ningún origen “exótico”. Este coro fundado en 1990 organiza habitualmente su actividad en el repertorio a capella de los siglos XIX y XX, centrando la atención a menudo en obras de espíritu vanguardista. En muchos sentidos, lo que ofreció el Coro de Cámara de Saarbrücken en el Ciclo Coral Internacional fue interesante y sorprendió al público, aunque no todos los asistentes entendieron la propuesta.

El eje central del concierto era “Paz en la tierra”, en homenaje a la obra “Friede auf Erden” compuesta en 1908 por Arnold Schönberg sobre texto de Conrad Ferdinand Meyer. En dicha composición, el texto reflexiona sobre los vaivenes de paz y guerra que el mundo ha conocido desde el nacimiento de Jesús. Aunque se trata de una obra de juventud, en esta composición Schönberg explora ampliamente los límites del sistema tonal, adoptando armonías de fuerte tensión. El Coro de Cámara de Saarbrücken colocó esta obra al final de la sesión, como aglutinadora de una serie de composiciones en torno a la paz, que incluyeron un guiño renacentista con el Agnus Dei de la Misa Da pacem Domine de Jacobo de Kerle, un inesperado “Solo e pensoso” de Burkhard Kintzler de esencia madrigalesca pero escrito en el siglo XX y referencias a los compositores vascos y al mundo del jazz, esto último con un “Veni Sancte Spiritus” del director de la coral, que relacionaba canto gregoriano y jazz. Pero el autor más representado del concierto fue Ko Matshushita, un interesante compositor japonés de estilo fuertemente occidentalizado, a caballo entre el Arvo Pärt más espiritual con algunas influencias de Ligeti y de autores modernos en el manejo de las disonancias. Su “Ubi caritas et amor” seguramente sería una pieza muy conveniente para nuestras agrupaciones corales.

Interpretativamente, el Coro de Cámara de Saarbrücken es una agrupación muy destacada por su equilibrio en todas sus voces, su precisión e incluso su fortaleza entre las voces masculinas, algo no habitual entre los coros alemanes. Dentro de todo este repertorio sólo hubo dos puntos flacos; en la obra de Jacobo de Kerle, tomada de forma algo apresurada, las sopranos no se impusieron cuando era necesario y, en la obra de Georg Grün, no lograron adaptarse a las condiciones de la Iglesia de San Antonio. Sin embargo, toda la parte contemporánea del concierto fue una delicia, particularmente la interpretación de “Friede auf Erden”, con una precisión y una expresividad que seguramente el propio Schönberg no imaginó al escribir la obra.

En conjunto, fue un concierto de gran  interés, como todos los que se ofrecen en este ciclo tan heterogéneo y enriquecedor. Que continúe así por muchos años.

 

 

Autor entrada: xabier armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *