«PURO MÁRMOL» TIANWA YANG, GABRIEL SCHWABE Y WIT CON OSN

Puro mármol

Viernes, 19 de Octubre de 2018. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Tianwa Yang, violín. Gabriel Schwabe, violonchelo. Orquesta Sinfónica de Navarra. Antoni Wit, director. Johannes Brahms: Doble concierto para violín, violonchelo y orquesta en La menor, Op. 102, (1887). Sinfonía número 4 en Mi menor, Op. 98, (1885). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Navarra 2018-2019.

En 1973, falleció en Londres el gran director alemán Otto Klemperer. El maestro había nacido en Breslavia, hoy territorio polaco, en 1885 y se dio a conocer en los años veinte en los círculos más vanguardistas, siendo uno de los grandes adalides de Mahler, Hindemith y Stravinsky. Al llegar los nazis al poder, tuvo que exiliarse a Estados Unidos, tanto por sus ideas progresistas como por su ascendencia judía. Después de malvivir en América, le llegó la oportunidad tras la guerra cuando Walter Ledge, uno de los grandes productores de Emi, le reclutó para grabar el repertorio más consagrado, al que ahora está ligado su nombre.

Al hablar de Otto Klemperer, es ineludible citar su monumental ciclo de sinfonías de Beethoven, una grabación verdaderamente “imprescindible”. Pero el ciclo de sinfonías de Brahms que registró poco después es revelador. El director alemán priva a estas obras de cualquier sentimentalismo o carácter otoñal. En sus manos, son obras de poderoso dramatismo, con una orquesta convertida en puro mármol, que él explota para obtener en cada momento la sonoridad precisa. Aunque las interpretaciones no carecen de emoción, la dimensión estructural de las obras termina destacando, y para quien esto escribe el resultado es un ciclo de absoluta referencia.

En el concierto que nos ocupa, Antoni Wit volvía al podio de la Sinfónica de Navarra tras terminar su período como titular del conjunto, y se enfrentaba en la segunda parte a la Cuarta Sinfonía de Brahms. Es una obra de madurez, en la que el autor hamburgués resume su esencia como compositor: rigor estructural heredado de Beethoven, conocimiento de la música barroca, sempiterno lirismo, etc. El cuarto movimiento es una monumental chacona, un despliegue a lo largo de treinta y cinco variaciones sobre una idéntica secuencia de acordes. De las cuatro sinfonías de Brahms, este ejemplo postrero es el que más se presta a un enfoque como el mencionado de Klemperer, y fue esa perspectiva la que adoptó Antoni Wit. Tomándose su tiempo, Wit construyó una interpretación modélica por su extraordinaria arquitectura y su solidez. El primer movimiento mostró el fuego interno que debe tener y el tercero fue especialmente humorístico. Pero lo mejor llegó al final, en las variaciones lentas destinadas a las maderas y en la grandiosa coda.

En la primera parte, Antoni Wit ofreció el Doble concierto, también de Brahms, en el que el principal atractivo era la vuelta de la violinista coreana Tianwa Yang, que hace años grabara con la Sinfónica de Navarra la obra con orquesta de Sarasate. Este concierto es una obra posterior a la sinfonía, de profundo significado para el compositor, que buscaba con él reconciliarse con su viejo amigo el violinista Joseph Joachim. Por eso, la escritura exige máxima compenetración entre ambos solistas, que deben exhibir una considerable unicidad de criterio. En esta ocasión, el diálogo fue bastante fluido, aunque preferimos el sonido más vigoroso de Gabriel Schwabe frente al timbre más íntimo, quizá menos apasionado, de Tianwa Yang. Hubo más acuerdo en la propina, el segundo movimiento de la Sonata para violín y violonchelo de Ravel, que concitó fuertes aplausos.

En conjunto, lo más interesante de este concierto fue la segunda parte, con una versión extraordinaria de la Cuarta Sinfonía de Brahms. Muchos esperábamos especialmente este concierto y esta interpretación, arquitectura musical de puro mármol sonoro, ha cumplido las expectativas con creces.

 

 

Autor entrada: xabier armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *