CORAL DE CÁMARA DE NAVARRA EN LA SEMANA DE MÚSICA ANTIGUA DE ESTELLA

Navarros en todas partes

Sábado, 1 de Septiembre de 2018. Basílica del Puy de Estella. Jesús Fernández Baena, tiorba. Sara Águeda, arpa española. Meritxell Ferrer, fagot barroco. Amaia Blanco, violone 16 pies y 8 pies. Virginia Gonzalo, órgano positivo. Coral de Cámara de Navarra. David Guindano, director. Canto gregoriano y obras de Simón de Araya Andía, José de Vaquedano, Juan José de Arce, Simón Huarte Arrizabalaga, Miguel de Arizu, Manuel de Egüés, Juan Francés de Iribarren, Andrés Gil, Miguel Navarro, Gabriel de Sostre y Sola, Fermín de Arizmendi, José Ximénez y Joan Cererols. Concierto perteneciente a la Semana de Música Antigua de Estella 2018.

Navarra fue, en los siglos XVII y XVIII, una potencia musical en el conjunto de España. Si ya es famosa la célebre cita de Benito Pérez Galdós relacionada con su propia época (“todos los compositores son navarros”), los dos siglos anteriores habían conocido a un amplio conjunto de autores procedentes de Navarra asentados como maestros de capilla en catedrales de lugares tan distantes como Málaga o Santiago de Compostela.

David Guindano siempre ha sido un importante estudioso de esta realidad. En esta inauguración de la Semana de Música Antigua de Estella, ha propuesto un amplio programa compuesto casi exclusivamente por obras de autores navarros de los siglos XVII y XVIII. El hilo conductor eran las obras dedicadas a la Virgen María, fundamentalmente antífonas marianas (teóricamente para ser interpretadas tras el Oficio de Completas, al final del día), además de villancicos y otras tonadas, todo ello ordenado según el curso del año litúrgico. La mayor parte de los autores eran desconocidos, excepto unos pocos que, como José de Vaquedano, Miguel Navarro y Juan Francés de Iribarren, han sido objeto de una recuperación más sistemática. Los estilos musicales eran bastante variados, desde el característico Magnificat alternando gregoriano y polifonía al estilo relativamente cercano a Palestrina de Miguel Navarro, hasta las obras más modernas de Juan Francés de Iribarren, pasando por la aplicación estricta de las técnicas policorales de Simón de Araya.

El nivel general de las obras elegidas mostraba una alta calidad de escritura, con obras muy expresivas y algunas elaboraciones contrapuntísticas bien trabajadas. De entre todo el programa, seguramente la obra más interesante fue el Stabat mater de Francés de Iribarren, al parecer la última composición del autor, donde se alternan las estrofas de la secuencia entre solistas y coro, en una musicalización tan sencilla como expresiva y solemne. También fue muy destacable la obra de Joan Cererols, único no navarro del programa, que en su Ave Maris Stella introduce muy hábilmente la melodía gregoriana de este conocido himno a la Virgen sin que el resultado condicione el discurso armónico y se pierda expresividad.

Queda por último la cuestión de la interpretación, y en esto David Guindano logró una de las grandes actuaciones de la Coral de Cámara de Navarra. El conjunto de las interpretaciones fue muy bien medido, con toda la expresividad que las obras merecen y su característico dramatismo. Más allá de alguna mínima duda al comienzo del concierto, el coro cantó con empaste y gran seguridad. El equipo de solistas fue muy eficaz, y Guindano supo administrarlos con inteligencia para lucir sus características individuales al máximo. A todo esto se debe añadir el característico cuidado en las secciones de canto llano, con su estilo pesante y recargado propio de la época y, por último, una sección instrumental difícilmente superable, con algunos de los mejores intérpretes españoles en la materia, como Jesús Fernández Baena y Sara Águeda, entre otros.

En conjunto, fue un gran concierto, con música que merecería ser más conocida, tal vez con una grabación. Es verdad que el programa superó ampliamente el tiempo previsto, pero el resultado general del concierto fue muy importante y una prueba de que, en los siglos XVII y XVIII, los compositores navarros estaban en todas partes.

 

 

Autor entrada: xabier armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *