Goicoechea Marco González-Acilu Coral de Cámara de Navarra David Gálvez 22/05/2018

La Coral de la vanguardia

 

Martes, 22 de Mayo de 2018. Sala de Cámara del Palacio de Congresos y Auditorio Baluarte de Pamplona. Agrupación Coral de Cámara de Pamplona. David Gálvez Pintado, director. Jose María Goicoechea: Txalopin, (versión para coro mixto de la obra escrita para el laboratorio de Josep María Mestres Quadreny en 1975), (estreno absoluto). Tomás Marco: Ancho mar de las plegarias, (2018, estreno absoluto). Jose María Goicoechea: Teobaldiana I, (estreno absoluto). Agustín González-Acilu: Arrano beltza, (1977). Concierto inscrito en el Ciclo Baluarte Cámara de la Fundación Baluarte 2017-2018.

 

Este sábado, la Coral de Cámara de Pamplona ha recogido el Premio Príncipe de Viana de la Cultura. Tal como recordaba Marta Cureses, importante musicóloga dedicada a los compositores españoles de la segunda mitad del siglo XX, se trata de un galardón muy merecido como premio a una amplia trayectoria de setenta años especialmente destacada, entre otros aspectos, por la defensa continuada de la música contemporánea, presentando obras de importantes autores españoles y extranjeros. El concierto que nos ocupa, que ha resultado especialmente oportuno, era un homenaje a esa dedicación, con la presentación de cuatro obras de tres importantes compositores. De entre ellas, tres eran estrenos y la cuarta suponía la recuperación de un clásico de la música de vanguardia.

Se abría la sesión con Txalopin, composición de Jose María Goicoechea en su arreglo para coro mixto a capella. El compositor de Vera de Bidasoa siempre insistió en que la versión original de esta composición, concebida como música electrónica, es una de sus obras fundamentales. La verdad es que el arreglo coral no siempre hace honor a ese nivel, aunque ciertamente mantiene la tensión y fue muy bien interpretado por una Coral de Cámara de Pamplona muy motivada. David Gálvez ha debido de hacer un trabajo extraordinario con una partitura a primera vista tan compleja. Más interesante resulta Teobaldiana I, una obra que plantea una suerte de contrapunto procesional, adoptando ciertas características polimodales con melodías superpuestas de cierto aire trovadoresco. Encomendar una de las dos voces solistas a un niño ha sido un acierto absoluto; además, sirve el detalle como recordatorio de la labor de Jose María Goicoechea al frente de los Niños Cantores de Navarra.

Entre las dos obras de Jose María Goicoechea, se presentó Ancho mar de las plegarias de Tomás Marco, antecedida por una breve explicación de su surgimiento a cargo del autor. La obra es un extenso conglomerado de secciones bien trabadas entre sí en torno al concepto de oración, entendido en sentido amplio, que sirve para trabajar con músicas de diferentes contextos culturales, desde el canto gregoriano o la polifonía clásica de Tomás Luis de Victoria con citas perfectamente reconocibles hasta los mantras de origen tibetano; cierra la obra un despliegue del amén de Dresde que culmina con pleno acuerdo consonante lo que hasta entonces era un contrapunto atonal y de gran tensión. La obra es ciertamente una composición importante y la Coral de Cámara de Pamplona la defendió con plena convicción.

Se cerró la sesión con Arrano beltza de Agustín González-Acilu, sobre el célebre texto de Jose Antonio Hartze, un poema que el compositor alsasuarra desmenuza en todos sus componentes fonéticos tratando el resultado con extraordinario dramatismo y plasticidad. Se trata de una obra especialmente compleja para los coralistas, que la Coral de Cámara de Pamplona ha rodado mucho estos últimos meses en diferentes lugares (San Sebastián, Alsasua, etc.), y que conoció una interpretación plenamente ajustada y directa, demostrando la vigencia de una obra que mantiene un interés musical indudable.

En conjunto, fue un gran concierto que ha servido para escuchar tres estrenos absolutos de obras interesantes, cada una a su manera, y para recuperar un auténtico clásico de la literatura coral. La Coral de Cámara de Pamplona, que durante tantos años ha trabajado con ahínco este repertorio, no podía ofrecerse un mejor autorretrato.

 

 

 

 

Autor entrada: xabier armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *