Händel El Mesías Coral Cámara Pamplona Hernández Silva 4/1/2017

Fiesta coral

 

Miércoles, 4 de Enero de 2017. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Elena Copons, soprano. Nerea Berraondo, mezzosoprano. Juan Antonio Sanabria, tenor. Elías Benito-Arranz, bajo. Coros Infantil y Juvenil de la Agrupación Coral de Cámara de Pamplona. David Echeverría, director del coro. Juan Izaguirre, piano. Nova Lux Ensemble. Agrupación Coral de Cámara de Pamplona. David Gálvez, director del coro. Orquesta Sinfónica de Navarra. Manuel Hernández Silva, director. Benjamin Britten: Friday afternoons: Selección, (1935). A ceremonyh of carols, Op. 28: Selección, (1942). Johann Abraham Peter Schulz: Oh, come Little children, (arreglo para coro de niños y piano de James Helme Sutcliffe), (1840). Georges Friedrich Händel: Joy to the world. El Mesías, HWV 56, (1741). Concierto extraordinario conmemorativo del septuagésimo aniversario de la Agrupación Coral de Cámara de Pamplona.

 

Los aniversarios son buenas ocasiones para afrontar grandes retos. En 2016, la Agrupación Coral de Cámara de Pamplona cumplía sus primeros setenta años de vida y, como culmen de dicha celebración, decidieron afrontar un desafío muy especial: presentar en concierto El Mesías de Georg Friedrich Händel, un símbolo de la cultura occidental desde su triunfal estreno en 1742. La obra se programa anualmente en escenarios de todo el mundo y concita tradiciones significativas, como la costumbre extendida en los países anglosajones de que el público escuche el celebrado coro del Aleluya puesto en pie.

Por tanto, se trataba de una propuesta arriesgada que la Coral de Cámara de Pamplona supo resolver a plena satisfacción. Disponiendo de efectivos algo ampliados, ofrecieron por su parte una interpretación de la obra precisa y de gran transparencia polifónica. Fueron destacables las secciones corales que requieren coloratura, siempre más complicadas para coros muy numerosos. El trabajo de los últimos meses en la obra debió de ser muy intenso, y los resultados se notaron. Pero para que una interpretación de El Mesías despegue de veras, es necesario asimismo contar con otros elementos que contribuyan a ello.

Manuel Hernández Silva ha demostrado muchas veces que es un director muy válido en gran variedad de repertorios. En esta ocasión, ofreció una interpretación ordenada, precisa y cuidadosa con los cantantes. Puntualmente, se alcanzaron momentos de gran nivel, como la Sinfonía Pastoral especialmente rústica y los coros que requerían mayor viveza, como “And he shall purify”. Sin embargo, más allá del corte que practicó sobre la partitura, en buena medida tradicional, Hernández Silva podría haber optimizado más el gran  potencial dramático de la obra. Echamos de menos un sentido más unitario, que podría haberse conseguido puliendo mejor las relaciones entre los tempi de algunas arias y dejando que los números musicales se sucedieran con mayor fluidez.

El equipo vocal fue eficiente, aunque las solistas femeninas destacaron sobre los masculinos. Elena Copons demostró poseer una voz de gran frescura y musicalidad; quizá le faltó sólo algo más de imaginación para aprovechar las posibilidades de ornamentación en sus arias. Nerea Berraondo refrendó sus credenciales como gran conocedora del estilo, algo patente en su dramatización del texto y en la facilidad para integrar las ornamentaciones. Quizá habría necesitado mayor volumen vocal para hacer oír sus graves en toda la sala. Antonio Sanabria se mostró especialmente rico en matices en “Every valley”, pero luego no pudo mantener un nivel uniforme. Por último, Elías Benito-Arranz se mostró como un cantante eficaz, más allá de alguna dificultad muy puntual en la parte final.

Antes de la versión de El Mesías, los coros infantiles y juveniles de la Coral de Cámara de Pamplona ofrecieron una breve actuación, principalmente a base de obras de Britten y Händel. Sus interpretaciones fueron a más conforme avanzaba su presentación. Sin duda, es muy importante la existencia de estos conjuntos infantiles para que formaciones como la Coral de Cámara de Pamplona puedan sobrevivir al menos setenta años más.

Y es que, en conjunto, el concierto que nos ocupa fue una gran fiesta coral en todos los sentidos. Fue una celebración del aniversario de una institución musical muy importante, que se dio el gusto de interpretar una obra icónica como El Mesías de Händel, con grandes resultados musicales por su parte.

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz