Coral de Cámara de Pamplona David Gálvez 19/11/2016

Setenta años    

 

(Publicamos esta crítica de acuerdo con el texto tal como salió en el Diario de Navarra. Sin embargo, aprovechamos para aclarar que la versión del Agur Jaurnak ofrecida en el concierto es debida a Luis Morondo, fundador de la Coral de Cámara de Pamplona, y no a Fernando Remacha, que es a quien se le atribuye en la publicación original).

 

Sábado, 19 de Noviembre de 2016. Capilla del Museo de Navarra. Patricia Rodero, presentación. Agrupación Coral de Cámara de Pamplona. David Gálvez, director. Obras de Joaquín Rodrigo, Adolfo Salazar, Rodolfo Halffter, Salbador Bacarisse, Fernando Remacha, Antonio José, Arturo Dúo Vital y Manuel de Falla. Concierto organizado por la Agrupación Coral de Cámara de Pamplona.

 

En 1946, varios cantantes del Orfeón Pamplonés empezaron a reunirse periódicamente en torno al subdirector del conjunto, Luis Morondo. Empezaron a ensayar repertorio de los siglos XV y XVI, música entonces muy poco conocida. En diciembre de aquel año, este nuevo coro ofreció su primer concierto, naciendo la Agrupación Coral de Cámara de Pamplona. El nuevo conjunto pronto concitó la atención de los compositores españoles más importantes del momento, y a partir de los años cincuenta consiguió éxitos importantes en el extranjero.

Han pasado setenta años y la Agrupación Coral de Cámara de Pamplona sigue en plena actividad. Hace un mes, presentó El último canto del Basajaun, una nueva obra de Koldo Pastor, y a comienzos de enero van a ofrecer un Mesías de Händel con la Sinfónica de Navarra.

El concierto que nos ocupa reunía una serie de características especiales. El programa  incluía obras ligadas a la Coral de Cámara de Pamplona por haber sido estrenadas y/o difundidas por el conjunto, incluyendo guiños a otros aniversarios que se cumplen en 2016: los ochenta años del estallido de la Guerra Civil Española, los setenta del fallecimiento de Manuel de Falla, los cuatrocientos del fallecimiento de Cervantes y los doscientos del deceso de Blas de Laserna. Añadamos el recuerdo a Fernando Redón, recientemente desaparecido, que había sido directivo de la institución. El hilo conductor del programa, como subrayó Patricia Rodero en su presentación, era la pérdida, ya fuese debida al exilio en la inmediata postguerra o a la falta de libertad.

Así, se configuró un programa centrado en compositores de la Generación del 27 (Fernando Remacha, Rodolfo Halffter, Salvador Bacarisse y Antonio José), músicos que hicieron carrera en la Segunda República y fueron dispersados por la Guerra Civil. A éstos se unió Arturo Dúo Vital, autor cántabro que desarrolló su carrera en la inmediata postguerra, y Joaquín Rodrigo, contemporáneo de la Generación del 27 con la que no guardó ninguna relación personal, aunque sí estilística. Naturalmente, no podía faltar el maestro de todos ellos: Manuel de Falla.

La Coral de Cámara de Pamplona ha reestudiado todo este repertorio con gran intensidad en los últimos años, y los resultados se notan. Los coralistas conocen el repertorio y dominan sus registros expresivos. Fue muy indicativa la interpretación de “Triste estaba el rey David” de Rodrigo, pero fue todavía más interesante por su flexibilidad la versión de los Tres epitafios de Rodolfo Halffter, la obra de mayor entidad del concierto. También hubo momentos de gran calidad en muchas otras obras, como la serenidad de Ojos claros, serenos de Bacarisse, el carácter de las Siete canciones vascas de Remacha, la magnífica captación del tono popular de Mozuca de Dúo Vital o el misterio del Romance del pescador, adaptación de Fernando Remacha de un pasaje de El amor brujo de Falla. Los bruscos cambios armónicos de algunas de las obras no sorprenden ya a la Coral, que en todo momento permaneció afinada y sin fisuras.

En conjunto, fue un concierto de gran interés, que concluyó con el Agur Jaurnak en el tradicional arreglo de Fernando Remacha, especialmente atractivo para el público porque los cantantes abandonan gradualmente el escenario al terminar su parte. Fue un regreso al pasado, a unas músicas que la Coral de Cámara de Pamplona ha estudiado profundamente en los últimos años y que ahora defienden como pocos.

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz