Schumann Liszt Beethoven Juan Pérez Floristán 13/05/2016

Maestría a los veintitrés

 

Viernes, 13 de Mayo de 2016. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Juan Pérez Floristán, piano. Robert Schumann: Fantasía para piano en Do mayor, Op. 17, (1839). Ludwig van Beethoven: A la amada lejana, Op. 90, (transcripción para piano solo, S. 469 de Ferenc Liszt realizada en 1849), (1816). Sonata para piano número 18 en Mi bemol mayor, Op. 31 número 3, (De caza), (1802). Concierto inscrito en la temporada de espectáculos de la Fundación Baluarte Febrero-Mayo 2016.

 

No es habitual que los grandes instrumentistas muestren gran madurez interpretativa desde su juventud. Más bien al contrario, conforme un intérprete gana en experiencia puede dotar de una dimensión diferente al repertorio e indaga más en cuestiones expresivas. En el caso de los pianistas, además, muchos de los más grandes se han retirado en plenitud a edades muy avanzadas. Arthur Rubinstein, Claudio Arrau o Menahem Pressler son claros ejemplos.

Juan Pérez Floristán parece convertirse en la excepción a la regla. El flamante ganador del primer premio del Concurso Internacional de Piano Paloma O’Shea de Santander en 2015 se presentaba en Pamplona con un programa muy exigente y demostró estar perfectamente a la altura. El hilo conductor era el ciclo de canciones A la amada lejana de Beethoven, que sonó en la versión transcrita por Liszt y sirvió de inspiración para uno de los temas recurrentes de la Fantasía Op. 17 de Schumann que iniciaba el concierto. Una combinación muy oportuna que nos habla de un pianista que organiza sus conciertos con cuidado en los detalles.

La segunda parte del concierto estaba consagrada enteramente a la música de Beethoven. En ella, lo menos brillante fue la versión de la Sonata número 18, una obra con más sustancia de la que habitualmente se le suele atribuir. Pérez Floristán demostró extraordinaria desenvoltura en un primer movimiento tomado con presteza, pero donde las melodías volaron con gran aliento poético. No fue menor el sentido lúdico del Scherzo ni la elegancia del Minueto. Sólo en el Finale Pérez Florisstán tendió a un tempo excesivamente rápido que, aunque técnicamente no supuso mayor problema para él, hizo que la música fluyera de manera algo atropellada. Por otra parte, el ciclo A la amada lejana en la transcripción de Liszt sonó con un sentido perfectamente unitario, cargado de poesía e intimismo en todo momento y con una aplicación del rubato muy lograda. Pero lo mejor se había producido en la primera parte.

La Fantasía para piano Op. 17 de Schumann es una obra compleja, que requiere de toda la sensibilidad de la que pueda disponer un músico. Un buen manejo del rubato es indispensable para dar ssentido a sus largas melodías, igual que un legato muy conseguido que cree una sensación de continuidad. Por lo demás, el simple hecho de tocar las notas escritas en la partitura ya es complicado, particularmente en el final del segundo movimiento. Pues bien, Pérez Floristán no sólo superó ese reto técnico con creces, sino que realizó una interpretación musical extraordinaria desde todos los puntos de vista. Fue ejemplar su rubato en los movimientos extremos, la manera en que se hacía oír su delicadísima pulsación incluso en los pianissimos, la fortaleza de los pasajes heroicos. Pero por encima de todo, hubo una sensibilidad romántica, un gusto y una coherencia inhabituales en un pianista que apenas cuenta veintitrés años. Muchos pianistas más veteranos, incluso entre los más mediáticos, no han demostrado una comprensión tan acabada del universo schumanniano.

Después de este magnífico concierto, el público aplaudió con mucha fuerza y obtuvo tres propinas del solista, incluyendo una transcripción propia de una bulería y la  Danza del gaucho matrero de las Danzas argentinas de Alberto Ginastera. No hubo más añadidos porque el solista no quiso, pero el público seguramente habría insistido. Había poderosas razones.

 

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *