Saint-Saëns Poulenc Debussy Katia y Marielle Labéque Jun Märkl 13/12/2016

Sonido francés

 

Martes, 13 de Diciembre de 2016. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Katia y Marielle Labéque, pianos. Orquesta Sinfónica de Euskadi. Jun Märkl, director. Camille Saint-Saëns: Suite argelina, Op. 60, (1880). Francis Poulenc: Concierto para dos pianos y orquesta en Re menor, FP 61, (1932). Claude Debussy: Imágenes para orquesta: Iberia y Rondas de primavera, (1912). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Euskadi 2016-2017.

 

Hablar de “música francesa” o “música española” no está de moda entre los académicos. Muchos de ellos creen que la mayoría de los libros de Historia de la Música se han compuesto siguiendo criterios nacionalistas y que, en otros casos, predomina una concepción germanocéntrica no exenta de prejuicios. Sin embargo, también es evidente que los compositores procedentes de distintas nacionalidades escriben de manera diferente. Para los autores franceses, una de las claves básicas fue el cuidado de las combinaciones orquestales destinadas a lograr efectos evocadores. Compositores como Lully, Rameau, Berlioz, Debussy, Ravel o el recientemente fallecido Pierre Boulez son ejemplos claros.

El programa que nos ocupa estaba conformado por obras de autores franceses, un repertorio por el que Jun Märkl y la Orquesta de Euskadi habían demostrado especial afinidad. Además, se contaba con un dúo de excepción, las hermanas Katia y Marielle Labéque, que conocen muy bien este repertorio y aseguran espectáculo en todos los sentidos.

Abrió la sesión la Suite argelina de Camille Saint-Saëns, una obra en cuatro movimientos que describe las impresiones del compositor francés en Argelia. A pesar del título, no hay muchos elementos de origen arábigo; estamos ante una obra de trazo formal clasicista, donde toda afectación resulta excesiva. La dirección de Jun Märkl permitió frasear a placer a las cuerdas en el tiempo lento y lució al resto de la orquesta en una labor muy bien planteada.

El Concierto para dos pianos de Poulenc es territorio natural de las hermanas Labéque. Ya hace años lo habían interpretado en Pamplona con la Sinfónica de Navarra, y en esta ocasión volvieron a repetir éxito. Su secreto, además de una extraordinaria complicidad fruto de muchos años de trabajo común, fue el cuidado y la variedad del sonido. Si en el primer movimiento se notaba la precisión extrema en el ataque, en el segundo destacó el sonido perlado con el que expusieron el tema principal. Su dominio técnico es tan grande que Jun Märkl debió frenarles al comienzo de la obra, pero entre todos supieron encauzarla y proyectar la ironía característica de Poulenc. De propina, las Labéque tocaron una obra para dos pianos del compositor actual Philip Glass; fue curioso como este autor minimalista, habitualmente considerado mecánico, adquirió en manos de las Labéque un aura virtuosística.

La velada se cerró con dos de las tres Imágenes para orquesta de Claude Debussy, igualmente fruto de una serie de evocaciones paisajísticas. De entre la serie destaca Iberia, una brillante descripción de los ambientes españoles no surgida de la experiencia propia (Debussy sólo entró en España para ver en San Sebastián una corrida de toros). Märkl no acertó del todo en Iberia, pues aunque otorgó a las secciones extremas el entusiasmo necesario, se detuvo poco en el movimiento central, de manera que la descripción de la localidad durmiente en vísperas de una fiesta fue algo prosaica. Sin embargo, la vivacidad de Rondas de primavera le permitió lucir a la orquesta, particularmente a las maderas, y acompañarla a un éxito importante.

En conjunto, el concierto respondió a las expectativas sólo parcialmente, pero pudimos apreciar tres ejemplos de música francesa marcados por la atención a los colores sonoros. En ese aspecto, la Orquesta Sinfónica de Euskadi es un muy buen instrumento y las hermanas Labéque a escala pianística son imbatibles.

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *